Informe

La brecha en el PIB per cápita entre Madrid y Extremadura se ha reducido el 30% desde 1975

La producción por madrileño aún es 1,8 veces superior a la de cada extremeño después de 45 años del estado de las autonomías. La última revisión del sistema de financiación agravó aún más la situación de Murcia y Valencia

La brecha en el PIB per cápita entre Madrid y Extremadura se ha reducido el 30% desde 1975

La brecha en el PIB per cápita entre Madrid y Extremadura se ha reducido el 30% desde 1975

Rosa María Sánchez

En los últimos 45 años, el diferencial de riqueza entre las regiones se ha reducido de forma sustancial, gracias al desarrollo del estado de las autonomías, si bien el producto interior bruto (PIB) por habitante de la primera comunidad del ranking (Madrid) sigue siendo 1,8 veces superior al de la última de la clasificación (Extremadura).

Esta es una de las conclusiones que se desprende del estudio 45 años de evolución económica, social y empresarial de las Comunidades Autónomas en España (1975-2020), elaborado por la Cámara de Comercio de España y el Consejo General de Economistas de España, y que han presentado este lunes los presidentes de ambas instituciones, José Luis Bonet y Valentín Pich, junto con los directores del estudio.

Hay circunstancias que no han cambiado desde 1975. Madrid sigue liderando el ránking de PIB por habitante. Extremadura sigue a la cola. Y Cataluña conserva su cuarta posición; pero si hacer 45 años tenía por delante a Madrid, Baleares y País Vasco, ahora está precedida por Madrid, País Vasco y Navarra.

Treinta puntos de menor distancia

A lo largo de los últimos 45 años, los diferenciales de PIB per cápita entre las diferentes regiones se han reducido 30 puntos porcentuales por la paulatina convergencia hacia la media nacional de las más desfavorecidas, concluye el estudio.

En 1975, el PIB per cápita de Extremadura (5.896,16 en euros constantes del 2010) se situaba casi un 50% por debajo de la media (11.581 euros constantes), mientras que el de Madrid era el 45,5% superior a la media (16.845 euros). La distancia entre una y otra comunidad era de 95 puntos. Cataluña (14.500,97 euros) se situaba 25 puntos por encima de la media.

Con datos del 2019, la brecha entre el PIB por habitante de Extremadura (18.637 euros constantes del 2010) y Madrid (34.748 euros) sigue siendo muy importante, pero ahora la brecha de 95 puntos ha quedado reducida a 65 puntos. El PIB per cápita de Cataluña en el 2019 (29.824 euros) se sitúa un 20% por encima de la media estatal (24.808 euros).

Según el estudio, el PIB ha crecido una media anual del 2,39% en los últimos 45 años pasando de algo más de 414 millones de euros en 1975 a 1,1 billones en 2019 a precios constantes de 2010. Región de Murcia, La Rioja y Canarias son las comunidades autónomas donde más ha aumentado el PIB en media anual, mientras que Asturias, el País Vasco y Cantabria han registrado el menor avance. Galicia, La Rioja y Castilla y León son las comunidades que más han convergido hacia la media nacional en cuanto a PIB per cápita.

Financiación autonómica

El estudio aborda también la evolución de la financiación autonómica desde los años 90 del pasado siglo. Entre las conclusiones cabe destacar que hay seis comunidades cuya financiación per cápita es siempre superior a la media nacional: Asturias, Cantabria, La Rioja, Aragón, Extremadura y Castilla y León. Por el contrario, la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana son las únicas comunidades que reciben una financiación per cápita inferior a la media española. Madrid y Cataluña, a lo largo de todo el periodo considerado, sitúan su financiación en torno a la media con pequeñas diferencias, mientras que en el resto de las comunidades la situación varía, según los años.

La brecha entre la comunidad mejor y peor financiada se ha reducido, aunque persisten importantes diferencias. Si la diferencia entre La Rioja y Baleares, primera y última respectivamente, era del 28% en 2002, dicha diferencia se ha reducido al 16% en 2018 entre la primera y la última, representadas ahora por Cantabria y la Comunidad Valenciana.

La revisión del sistema de financiación practicada en el 2009 agravó las desventajas de Murcia y Valencia y sumó a Andalucía y a Castilla La Mancha al grupo de 'perdedores' del modelo. Al mismo tiempo, se acentuaron las ventajas de las demás.

Presión fiscal

Por lo que se refiere a la presión fiscal (recaudación tributaria como porcentaje del PIB), en los años 90 Madrid, País Vasco, Cataluña y Cantabria ocupaban los primeros puestos, con Extremadura en último lugar. En 2018, la mayor presión fiscal se registraba en Baleares y la menor en Canarias.

En cuanto al esfuerzo fiscal (relación entre presión fiscal y PIB per cápita de cada región), las mayores tasas en los 90 se registraban en Madrid, País Vasco, Cataluña, Cantabria y Andalucía, y la menor en Baleares. En la actualidad, el mayor esfuerzo fiscal corresponde a Extremadura y Andalucía, y el menor a Navarra, País Vasco y Madrid, según las conclusiones del estudio.