El Gobierno ha presentado este viernes un plan de formación profesional dotado de 40 millones de euros para 70.000 trabajadores del sector turístico afectados por la crisis dl covid. Las ministras de Trabajo, Yolanda Díaz, y la de Turismo, Reyes Maroto, han dado cuenta de este paquete de medidas destinadas a mejorar las competencias y empleabilidad de los profesionales de uno de los sectores más damnificados por la pandemia. En paralelo a este plan de reciclaje laboral, Díaz ha anticipado la intención del Ejecutivo de prolongar las ayudas públicas a los ERTE hasta pasado Semana Santa.

[Sigue aquí en directo las últimas noticias sobre el coronavirus en Córdoba]

El plan de formación anunciado este viernes por Díaz y Maroto entrará en vigor a partir del primer trimestre del 2021 y tiene como prioridad una cierta reconversión del sector, principalmente por la vía de la digitalización. También para reforzar los conocimientos en materia de prevención sanitaria. Dada la alta temporalidad que caracteriza al sector turístico, la aproximación del Ejecutivo será individual y personalizada para cada trabajador. Estos podrán acceder a la oferta formativa a través de buscadores del Fundae o el SEPE. Para ello el Gobierno ha habilitado un fondo de 40 millones de euros para formar en competencias de ese tipo tanto a trabajadores ocupados, afectados por un erte o aquellos que han perdido su empleo.

Las ayudas públicas para la formación cohabitarán durante ese primer trimestre con la prolongación de los incentivos empresariales para mantener el empleo. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha reiterado su posición de que "no tiene sentido" extinguir el mecanismo de los ertes de la covid el próximo 31 de enero del 2021, fecha en la que vence la última renovación pactada. Y, en consecuencia, ha avanzado su intención de prolongar dichas ayudas y "probablemente" estas irán más allá de la Semana Santa, dada la dilatación del estado de alarma hasta mayo; según ha declarado en una entrevista en Antena 3.

La revisión hasta ahora de las ayudas públicas a los expedientes de suspensión ha sido, hasta ahora, trimestral. A excepción de la última, que se pactó hasta finales de enero para esquivar la campaña navideña. El Ministerio de Trabajo y el de Seguridad Social tienen pendiente reabrir las negociaciones para estudiar la adaptación de la nueva prórroga de los ertes al estado de alarma. Hasta ahora la cifra de trabajadores afectados por erte ha ido a la baja y a finales de septiembre rozaba los 600.000 suspendidos. Con especial afectación en las actividades relacionadas con el turismo.

No obstante, la escalada de rebrotes de las últimas semanas amenazan con provocar un repunte en esa estadística de ertes. En Catalunya, las últimas medidas ordenadas por la Generalitat ha provocado que 68.350 trabajadores hayan pasado a ingresar en un nuevo erte en las dos últimas semanas.