El ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, ha anunciado que el Estado aportará un «apoyo histórico» de 7.000 millones de euros a Air France para ayudar a la empresa en la crisis causada por el coronavirus.

Le Maire precisó en la cadena TF1 que, de los 7.000 millones para la aerolínea, 4.000 serán préstamos garantizados por el Estado pero aportados por un consorcio de bancos franceses e internacionales y los otros 3.000 un préstamo estatal directo. Actualmente, la compañía opera apenas un 5% de su programa de vuelos habitual.

«Apoyamos a Air France como apoyaremos a todas las empresas francesas, sean pequeñas o estratégicas», indicó el responsable de Economía, que destacó que la nacionalización de la aerolínea «no está en el orden del día» y que esos préstamos no constituyen «un cheque en blanco».

El Estado, que posee el 14% del capital de la compañía, ha fijado condiciones tanto de rentabilidad, «porque es el dinero de los franceses y es necesario que Air France haga un esfuerzo», como ecológicas, con la intención de que esa empresa «se convierta en la más respetuosa del planeta con el medio ambiente».

Además, el ministro anunció que negocia otro préstamo de unos 5.000 millones para ayudar a Renault.