Pierre Moscovici, comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, recomendó ayer a España que oriente sus políticas a crear empleo estable y reorganice o coordine de forma centralizada los servicios de empleo para agilizar la intermediación privada en el mercado laboral. El responsable de la economía en la zona euro reconoció el éxito de España en la salida de la crisis que, entre otras cosas, ha permitido reducir el desempleo del 25% al 18%, aunque sigue siendo muy alto. Por ello, ahora «hay que mejorar la calidad» del empleo que se crea.

En una jornada de encuentros en Madrid con Luis de Guindos, Pedro Sánchez y una comparecencia en el Congreso de los Diputados, Moscovici aprovechó todas sus citas para elogiar la recuperación «firme» de la economía -llegó a utilizar la expresión «campeón del crecimiento»- sin eludir los agujeros negros de la salida de la crisis, como la elevada tasa de paro, del 18%.

La Comisión Europea no tiene más que «felicitarse» por los progresos de las reformas españolas, según Moscovici, pero se necesita un modelo de crecimiento «más equilibrado» que el anterior a la crisis. Para ello el comisario de Economía dejó unas cuantas recetas: aumentar la inversión de I+D+i y en educación en general, caminar hacia la unidad de mercado y, sobre todo, actuar en el mercado de trabajo aumentando la contratación indefinida.

«Hay que continuar con las reformas, pero hay que orientarlas hacia el gasto social, en especial a los más empobrecidos», como los jóvenes y los trabajadores con salarios que no les permiten salir de la pobreza. Hacer políticas para ellos es la mejor manera de frenar el avance populista.

Por otro lado, la venta del Popular al Santander fue correcta según el comisario, porque «estaba a punto de quebrar y no había tiempo que perder».