El presidente de la CEOE, Juan Rosell, calificó ayer de «inteligentes» las medidas anunciadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de aplicar mejoras fiscales a aquellas empresas norteamericanas que inviertan y produzcan dentro del país y pongan su centro de operaciones financieras en este país.

«Lo que está ocurriendo es que las grandes empresas americanas que tienen muchos beneficios están ubicando esos beneficios fuera de los Estados Unidos y lo que quiere Trump es que traigan ese dinero a Estados Unidos y por eso está planteando posibilidades de deducción para que pongan su centro de operaciones financieras en el país. Creo que es una medida inteligente», subrayó Rosell.

Sobre la rebaja de impuestos que ha prometido Trump para las empresas, Rosell consideró que es algo que las diferentes administraciones norteamericanas llevan haciendo durante mucho tiempo «porque quieren que sus empresas se queden allí».

Sobre la propuesta de los sindicatos y algunos partidos de aprobar una renta mínima, Rosell aseguró que «no es una iniciativa nueva» y admitió que «la cohesión social se ha roto y hay que intentar arreglarla como sea».