Las bolsas asiáticas cerraron ayer al alza y las europeas abrieron con ganancias, lo que presagiaba una buena jornada para el Ibex 35. Sin embargo, el optimismo duró poco, a medida que los precios del petróleo siguieron a la baja, así como el valor de los bancos en el parquet español. Al final, cedió el 1,78%, hasta los 8.567 puntos. Los descensos fueron mucho más moderados en otras plazas europeas, con menor peso del sector bancario e incertidumbre política. Así, índices como el CAC francés y el DAX alemán se dejaron el 0,71% y el 0,29%. El crudo volvió a bajar, ya que todo apunta a que la OPEP no reducirá producción. Para eso tendría que reunirse el organismo, pero Arabia Saudí no parece dispuesta a perder cuota de mercado.