La presidenta del Santander, Ana Botín, descartó ayer grandes compras. "El Banco Santander tiene capacidad de crecer con nuestra base de clientes en nuestros diez mercados principales. Por tanto, no tenemos necesidad de comprar. Esto no excluye que estudiaremos alguna inversión puntual, siempre que añadamos valor a nuestros accionistas", afirmó Botín.

El banco está entre las siete entidades financieras que ha presentado una oferta no vinculante por el Novo Banco portugués, pero hoy por hoy pujará solo con un precio bajo.