Bruselas ha frenado el intento del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de utilizar unos criterios contables determinados que le han permitido presentar el déficit público del 2012 inferior al real. Eurostat, la oficina estadística europea, le ha obligado a cambiar la metodología y el resultado es que el desajuste entre ingresos y gastos de las Administraciones Públicas ha pasado del 6,74 anunciado hace un mes al 6,98% del producto interior bruto (PIB), sin contar las ayudas para el saneamiento de la banca.

La corrección del dato del déficit del año pasado realizada ayer por el Gobierno es la consecuencia de la aplicación de nuevos criterios contables sobre las devoluciones por los impuestos, que obligará también a revisar la serie histórica desde 1995, según explicó Hacienda.

DEVOLUCIONES EN EL AÑO A partir de ahora las devoluciones de impuestos se registraran en el ejercicio correspondiente y por el importe que solicita el contribuyente, sin esperar a la verificación de los datos, lo que obliga a realizar una estimación del importe de las devoluciones no abonadas. Si una vez realizada esta comprobación de los datos por la administración tributaria resultara que es menor la cantidad a devolver, se procederá a corregir la contabilización. Hacienda no descarta una corrección continuara del déficit en próximos ejercicios cuando se verifiquen las estimaciones adelantadas.

La corrección de Eurostat se produce después de que el departamento que dirige Cristóbal Montoro decidiera aplazar hasta el pasado mes de enero las devoluciones correspondientes a finales de año. El importe de las mismas alcanzó los 5.435 millones de euros, el 82,8% más que las 2.973 realizadas en el mismo mes del 2012.

Según los últimos datos de recaudación, todas las grandes figuras impositivas vieron incrementadas las devoluciones. Las del impuesto de sociedades crecieron el 11,6%, hasta 2.731 millones de euros, mientras que las de IVA subieron un 49,7%, hasta 1.973 millones, y las de IRPF aumentaron un 176,3%, hasta 625 millones.

Hacienda envió las nuevas cuentas a Bruselas ayer por la mañana y cumplió así con el requisito de hacerlo antes del 1 de abril. Hasta el pasado viernes los responsables de Eurostat permanecieron en Madrid reunidos con los responsables de Hacienda debatiendo los nuevos criterios para cuantificar el déficit público.

La rectificación impuesta desde Bruselas pone en tela de juicio las últimas afirmaciones del ministro Montoro. En una entrevista en TVE el pasado día 6, el titular de Hacienda descartó que el déficit subiera por encima del 6,7% previsto y aseguró que Eurostat nunca había modificado los datos facilitados por el Gobierno español.

El déficit del Estado al cierre de febrero alcanzó los 23.571 millones de euros, el 2,22% del PIB, según datos de la secretaría de Estado de Presupuestos.