Las cajas de ahorros han advertido de que la obligación de crear un fondo de reserva como condición para que mantengan su control sobre los bancos a los que dieron origen "seguramente" debilitará la obra social, según fuentes de varias entidades. "Todavía está todo por definir, pero parece obvio que la obra social se verá reducida", han explicado fuentes de una de las cajas implicadas y a la que el anteproyecto de la nueva ley de cajas exige un fondo de reserva por controlar más de un 50% de su banco ante eventuales necesidades de capital.

El anteproyecto, pactado entre el Ministerio de Economía y la troika --BCE, FMI y CE--, se prevé que se convierta en ley a mediados de este año. El Banco de España plasmará en una circular la cuantía del fondo de reserva, que variará en función de los activos ponderados por riesgo y el porcentaje de capital que controlen las futuras fundaciones bancarias.

Desde otra de las cajas a las que se les obligará a crear este fondo de reserva, han explicado que la "merma" en la obra social también dependerá de si se permiten derivar ingresos que no sólo procedan de dividendos, tales como participaciones en otras compañías. Todas las fuentes consultadas coinciden en que la normativa todavía está condicionada a las alegaciones del sector y al trámite parlamentario.

Antes de esta nueva normativa, las cajas de ahorro venían destinando entre el 20% y el 30% de sus beneficios a obra social, si bien las fuentes de las entidades aseguran que no existía ninguna obligación, siempre y cuando se destinara parte a reservas.

FINES SOCIALES Sin embargo, otras fuentes aseguran que el anteproyecto de la nueva ley de cajas flexibiliza la obligación de aparcar un mínimo del 70% del dividendo a fines sociales. "Las cajas podrían ahora no dedicar nada a obra social, con el fin de que se destine beneficio al fondo de reserva".

Según el anteproyecto, las cajas de ahorros que posean más de un 50% del banco al que dieron origen deberán presentar ante el Banco de España un plan financiero en el que especifiquen la manera en la que harán frente a las posibles necesidades de capital en que puedan incurrir.