El presidente del BCE, Mario Draghi, destacó ayer que las medidas adoptadas en la eurozona en 2012 han permitido reducir las "nube más negras" que se cernían sobre la eurozona, pero instó a seguir con "perseverancia", "ambición" y "paciencia" para mantener la confianza. "Debido a las acciones decididas de los gobiernos de la eurozona y las instituciones europeas, el 2012 resultó ser muy diferente de lo que se preveía", afirmó.