El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha criticado este jueves a los países -sin citar directamente a Alemania, Holanda y Finlandia- que cuestionan la recapitalización directa de la banca, que se acordó en junio, por considerar que crean incertidumbre sobre la estabilidad de la eurozona.

Barroso ha insistido a los líderes europeos sobre "la necesidad de cumplir los compromisos adquiridos" en junio, que a su juicio fueron "muy claros" y resultan "extremadamente importantes" para "romper el vínculo negativo entre deuda soberana y deuda bancaria".

"La realidad es que algunas semanas después empezaron a extenderse algunas dudas originadas por las posiciones adoptadas por algunos Gobiernos que cuestionaron el tipo de acuerdo que se alcanzó a nivel de jefes de Estado y de Gobierno", ha criticado el presidente de la Comisión.

"Es importante que cuando se alcanza una decisión a nivel de jefes de Estado y de Gobierno, sus ministros sigan esa decisión, porque esto crea problemas de credibilidad para nuestra actuación", ha reclamado Barroso en rueda de prensa tras la cumbre social tripartita.

Los ministros de Finanzas de Alemania, Holanda y Finlandia publicaron en septiembre una declaración conjunta en la que cuestionaban tanto los plazos para la entrada en vigor de la recapitalización directa como su carácter retroactivo para España

A juicio de Barroso, "no hay la misma sensación de urgencia en toda Europa". "Algunos países sienten la urgencia por la grave crisis social, otros no tienen la misma percepción".

El resultado es que la inestabilidad en la eurozona tiene "efectos recesivos" no sólo en los países rescatados, ha señalado el presidente de la Comisión, "sino también en países que no deberían estar sufriendo estos escenarios negativos", en referencia a España e Italia.

Déficit y crecimiento

Barroso ha reclamado además a los jefes de Estado y de Gobierno que "aceleren la adopción y la aplicación de medidas para impulsar el crecimiento". "Es verdad que hemos estando haciendo más esfuerzos en materia de consolidación fiscal que en medidas para el crecimiento", ha admitido.

"Tenemos que equilibrar los importantes esfuerzos realizados para unas finanzas públicas sólidas con las medidas correctas para tener crecimiento", ha apuntado.

Por su parte, el presidente de Chipre, Demetris Christofias, ha denunciado "que las estrictas políticas de austeridad han sido insuficientes para resolver los problemas que afectan a muchas economías europeas" y ha reclamado también más medidas para el crecimiento.