La ministra de Empleo, Fátima Báñez, reiteró ayer que las pensiones "están garantizadas" y que además hay un compromiso del Gobierno con el Pacto de Toledo para que este año se revaloricen todas. De esta forma respondió en el pleno del Congreso a una pregunta de la diputada del Grupo Parlamentario Socialista Isabel López Chamosa.

La diputada socialista advirtió de que hay una enmienda a la reforma laboral introducida en el Senado para corregir las lagunas de cotización a la Seguridad Social. Esta modificación "significa", dijo, que las pensiones de los futuros perceptores se reducirán en torno a un 6%.

La ministra, por su parte, reiteró que el Ejecutivo ha decidido revalorizar las pensiones en un año de ajustes económicos y en el ámbito del Pacto de Toledo. De esta forma se logra, añadió, que los pensionistas no sean los que "paguen" la salida de la crisis y criticó al Gobierno socialista por haberlas congelado.

López Chamosa respondió que no dudaba de que las pensiones están garantizadas. Pero insistió en que la enmienda citada "condena" a todos los que pierdan su trabajo hoy a que en el futuro se encuentren con una situación en la que quede mermada su pensión.

"Le pido que no las rebajen por la puerta de atrás", dijo. La ministra, en respuesta, precisó que el Gobierno no ha rebajado las prestaciones sino que ha corregido una "irregularidad" que "premiaba excesivamente" a los que contribuían menos, con respecto a los que contribuyen más.

Por otra parte, la ministra rechazó la propuesta de Amaiur de reducir a 35 horas la jornada laboral para repartir el trabajo y absorber el paro porque sería "resignarse", y confió en que la reforma laboral sirva para multiplicar los puestos de trabajo.

Interpelada por el diputado Sabino Cuadra durante la sesión de control, Báñez admitió que la situación del desempleo es de "emergencia social", pero aseguró que la posición del Gobierno sigue siendo "mirar hacia adelante" y volver a la senda de crecimiento cuanto antes, en lugar de retroceder a alternativas "nostálgicas" y de "dudosa eficacia".

REPARTO DE TRABAJO "Recurrir al reparto del trabajo como forma de salir de la crisis no constituye una opción segura y no está en la agenda del Gobierno porque no nos resignamos ni abandonamos la expectativa de que el país crezca", aseveró Fátima Báñez.

Sobre este tema la ministra de Empleo también argumentó además que la aplicación de la jornada de 35 horas que se probó en Francia solo creó 300.000 empleos en cinco años y cargó al Estado con un "coste desmesurado", con lo que en términos generales "no supuso ninguna ventaja en términos netos para el país".