Moody's comunicó ayer la rebaja de la deuda a largo plazo, entre uno y tres escalones, a un total de 16 bancos españoles. Además de las circunstancias que afectan a la evolución de las entidades bancarias, en cinco casos la agencia de calificación destaca que se ha reducido la capacidad del Gobierno de acudir al rescate.

El Santander ve reducida su nota en dos grados, y el BBVA, en tres. Ambos quedan en el mismo nivel que la deuda soberana española (A3). También baja tres escalones CaixaBank, hasta situarla al mismo nivel. La agencia Moody's considera a esta entidad muy expuesta a los riesgos de la economía española, y también afectada por la absorción de Banca Cívica.