El número de familias que se han visto involucradas en procesos judiciales para defender su vivienda, pero no lo han conseguido, ha ido en aumento, en paralelo al aumento de la tasa de paro. El sector financiero destaca que la cifra de renegociaciones de préstamos es muy superior a la de ejecuciones hipotecarias, pese a los números que publica el Consejo General del Poder Judicial.

Este organismo contabilizó más de 80.000 ejecuciones inmobiliarias en el 2011. Pero el dato es global. "No se discrimina si la ejecución se realiza a una familia, a un promotor o a un constructor, o si se trata de un local comercial, industrial o una segunda residencia", comentan fuentes de la Secretaría de Vivienda de la Generalitat.

Cifras "escalofriantes"

Las entidades que defienden los derechos de los usuarios de la banca afirman que 160.000 familias españolas se encuentran inmersas en procesos de ejecución hipotecaria, es decir, están a punto de perder su piso. Por este motivo, consideran que limitar la dación en pago a las familias sin ingresos y con todos sus miembros en paro "puede resultar un fracaso" si lo que se quiere es evitar que los desahucios continúen alcanzado cifras "escalofriantes", subraya Manuel Pardos, presidente de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros.

Tampoco está muy claro que la posibilidad de acogerse a beneficios fiscales por el volumen del crédito que no se cobre sea un incentivo para las entidades bancarias, dado que esta posibilidad ya existe. "Cualquier pérdida, también las generadas por el crédito hipotecario, permite la desgravación fiscal", explican fuentes del sector financiero.

Cuando un banco se queda un piso, se le atribuye el 60% del valor. Además, el propietario debe hacerse cargo de la deuda hipotecaria pendiente y, finalmente, el banco puede vender el activo a un valor superior al de la tasación judicial. El problema es que colocar el activo en el mercado es complicado, como prueba el hecho de que la banca tiene cerca de 100.000 inmuebles publicitados en sus webs, y no logra venderlos.