El euríbor, el principal indicador para el cálculo de hipotecas, cerrará noviembre en el 1,230 por ciento, en lo que será su noveno mínimo histórico mensual consecutivo, tras situarse hoy en su negociación diaria en el 1,232 por ciento.

A falta de un día para que concluya el mes y tras catorce meses consecutivos de descensos, la tasa se sitúa más de tres puntos porcentuales por debajo de la de noviembre de 2008, cuando se situaba en el 4,350 por ciento.

En marzo, el indicador marcó su primer mínimo histórico del año, en el 1,909 por ciento, y continuó a la baja en los meses posteriores, con valores del 1,771 por ciento en abril, del 1,644 por ciento en mayo, del 1,610 por ciento en junio, del 1,412 por ciento en julio, y del 1,334 por ciento en agosto, del 1,261 por ciento en septiembre y del 1,234 por ciento en octubre.

El indicador evoluciona de forma paralela a las subidas o bajadas de tipos de interés en la zona del euro, que el Banco Central Europeo (BCE) mantiene en el 1 por ciento desde mayo de este año.

La mayoría de los analistas daban por hecho que el BCE comenzaría a revisar las tasas a partir del segundo trimestre de 2010, siempre de forma coordinada con la Reserva Federal de Estados Unidos, donde los tipos se sitúan actualmente cercanos a cero.

No obstante, esta certeza ha dado paso en los últimos días a la impresión de que la recuperación será más lenta de lo previsto, de que la inflación, en caso de repuntar, será muy baja, y que los bancos centrales no se pueden permitir ahogar un mercado de crédito todavía muy contraído.

El pasado viernes el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, señaló en Madrid que es demasiado pronto para declarar que la crisis ha terminado, por lo que la mayoría de los analistas consultados por Efe coinciden en señalar que los repuntes de tipos no empezarán a notarse antes del último trimestre de 2010.

Según los expertos consultados, el regulador no modificará los tipos antes de que la Reserva Federal de Estados Unidos lleve a cabo su propia reforma de la política monetaria, lo que previsiblemente no ocurrirá hasta mediados del año que viene.

El servicio de estudios de BBVA señala que los tipos de interés seguirán siendo muy bajos durante un tiempo, y no subirán por lo menos hasta mediados de 2011, porque la tasa de inflación será muy baja (0,8% en 2010) y no hará necesaria aún una política monetaria restrictiva.

En este sentido, los expertos de Deutsche Bank anticipan también una ligera subida de la inflación en 2010, debido a la mejora económica general y al alza de las materias primas, lo que permitirá al Banco Central Europeo no tocar los tipos de interés hasta la segunda mitad del año.

De este modo, las tasas en la zona del euro alcanzarán a finales de año el 2 por ciento, frente al 1 por ciento actual.

Con los datos provisionales de noviembre, los recortes para las hipotecas contratadas hace un año que se revisen en diciembre, a las que se aplica la tasa del mes anterior, experimentarán descensos de 240 euros de media al mes y 2.880 al año, para un préstamo de 150.000 euros con un plazo de amortización de 25 años.