La Fiscalía de Parma acaba de incrementar la lista de implicados en el hundimiento de Parmalat con la inclusión del ex presidente del grupo agroalimentario en Brasil, Gianni Grisendi. El que fuera entre 1989 y 2000 uno de los hombres de confianza del fundador del grupo, Calisto Tanzi, está acusado de participación en bancarrota fraudulenta.

Las fiscales Antonella Ioffredi y Silvia Cavallari interrogaron durante el jueves y el viernes al ex directivo y a su sucesor, Andrea Ventura, para tratar de aclarar su implicación en la crisis, sin que trascendiera el contenido de los interrogatorios.

El nombre de Grisendi lo había pronunciado en diversas ocasiones el ex director financiero Fausto Tonna, actualmente en prisión, en sus declaraciones judiciales sobre la gestión de las sociedades latinoamericanas de la firma y los "ajustes interesados" de sus balances.

Con la inscripción del expresidente de Parmalat Brasil en el registro de los investigados, la fiscalía prosigue las diligencias judiciales iniciadas hace tres meses, tras descubrirse la grave crisis del grupo empresarial italiano, que todavía no ha esclarecido el agujero en sus cuentas (14.800 millones de euros).