El nuevo consejo de Caja Madrid eligió ayer, por tercera vez consecutiva, a Miguel Blesa como presidente de la entidad. Su mandato, que comenzó con la entrada del PP en el Gobierno (1996), durará otros seis años más.

Frente a los distintos movimientos para descabalgar a Blesa del cargo, finalmente ha triunfado el pacto de estabilidad firmado en 1996 a favor de Blesa. Los intentos del PSOE para impedir la elección de Blesa fueron vanos ya que el presidente necesitaba sólo 11 votos y contaba con ocho papeletas del PP. Ni siquiera la renovación de 12 nuevos consejeros de los 21 del consejo podían provocar un cambio en el cargo de máximo responsable de la caja. Blesa tenía, a priori, el apoyo del 67,17% de la asamblea que debía elegir, a su vez, a estos consejeros. Los candidatos del PP por la Asamblea de Madrid, Blesa y el secretario general del PP madrileño, Ricardo Romero de Tejada, obtuvieron 188 de los 320 votos de la asamblea.