Ascenso

El Málaga CF vuelve a Segunda 398 días después

Desde su descenso en Vitoria, hace ahora algo más de un año, los blanquiazules han trabajado para volver al fútbol profesional, algo que ya es una realidad

Los jugadores del Málaga, a su llegada al aeropuerto de la capital de la Costa del Sol, que se vio colapsado por los aficionados.

Los jugadores del Málaga, a su llegada al aeropuerto de la capital de la Costa del Sol, que se vio colapsado por los aficionados. / GREGORIO MARRERO

Iván Martín

El Málaga ya está otra vez en el fútbol profesional, trece meses después vuelve a ser equipo de Segunda División. El Málaga CF descendió el 20 de mayo del pasado año 2023 en Mendizorroza, tras perder por 2-1 ante el Alavés en la penúltima jornada de Liga. Aquella tarde se confirmó que perdía la categoría, pese a un tramo final de temporada en el que parecía que los malaguistas tendrían opciones matemáticas de salvación hasta el final.

Una vez consumado el descenso en Vitoria, al equipo le restaba un último encuentro en casa, frente al Ibiza, que partió con un ambiente de funeral, con el rival también descendido de categoría. Desde varios sectores del malaguismo se invitó a la afición a ir vestidos de negro y la tarde acabó con varios altercados. Además, el club decidió que los jugadores no compareciesen ante su gente tras el partido, en una Rosaleda que albergó a seguidores malaguistas hasta más de una hora después de la finalización del encuentro esperando algún tipo de explicación o disculpa.

Una vez acabado el partido ante el Ibiza, se inició el reseteo malaguista y se fomentó entre los aficionados y el entorno del club la idea de aunar fuerzas para tratar de salir de la nueva categoría a la mayor brevedad posible.

La afición del Málaga colapso el aeropuerto en su recibimiento a los jugadores.

La afición del Málaga colapso el aeropuerto en su recibimiento a los jugadores. / GREGORIO MARRERO

Cambio de rumbo

El club apostó por la continuidad de Sergio Pellicer en el banquillo y de los capitanes del equipo, Genaro, Juande y Ramón; prescindiendo de los malagueños Escassi y Luis Muñoz, que acompañaron en la puerta de salida a un gran número de jugadores y empleados que tuvieron que dejar el Málaga CF a causa de un ERE.

Con el esquema de la nueva campaña listo, el club decidió incorporar a Loren Juarros a su dirección deportiva para que fuese el encargado de confeccionar una plantilla a la que se unieron jugadores como Alfonso Herrero o Nelson Monte, que llegaban con gran bagaje en categorías superiores, y otros nombres como el de Dioni que volvía a Málaga con la vitola de ser el mayor ‘killer’ de la categoría. La clave era mezclar veteranía con la juventud de una cantera que, ahora sí, debería ser muy protagonista en la tercera categoría del fútbol español.

Todos los fichajes derivaron en una campaña que tuvo su estreno en el Trofeo Costa del Sol. Los malaguistas recibieron a sus vecinos de la provincia, el Antequera, en el regreso del torneo veraniego y lograron alzarse como ganadores. Otro de los momentos recordados de aquella pretemporada fue el gol anulado a Moussa Diarra en El Maulí, que lo anotó de chilena, pero que no subió al marcador.

Una vez que comenzó la liga, todos los esfuerzos se enfocaron en devolver al Málaga al fútbol profesional este verano de 2024. Y es por ello que la afición se volcó con los suyos desde la segunda jornada (el estreno fue en Castellón). Desde el inicio, en todos los partidos como visitante hubo un gran número de desplazados malaguistas y lo mismo ocurría cada vez que jugaban en casa, con entradas más propias de un equipo de Primera División que de un club fuera del fútbol profesional.

Camino complicado

El camino fue complicado por la dificultad de algunos rivales y porque costó adaptarse a la nueva categoría. Por ello hubo tramos de liga en los que el equipo no consiguió buenos resultados y se quedó muy lejos de un imperial Castellón que, desde el inicio de la Liga, apuntó a campeón de grupo y al ascenso directo a Segunda División. El Málaga se fue posicionando en la clasificación en ese pelotón de seguidores del equipo de La Plana y logró dar el sorpasso al Ibiza en la última jornada para poder tener el factor cancha a favor, al menos en las semifinales de este play off por el ascenso.

Play off de infarto

El play off ha sido complicado, puesto que la eliminatoria ante el Celta Fortuna y la finalísima ante el Nástic se han convertido en dos duras pruebas para el malaguismo, que se han solucionado en ambos casos en los partidos de vuelta.

Vigo, primero, y Tarragona, después, han sido los destinos de un Málaga CF capaz de cumplir su objetivo, después de 10 meses de trabajo, luces, sombras y mucho esfuerzo. Igual que hace un cuarto de siglo lo hiciese contra el Beasain o el Tarrasa, en otra fase de ascenso mítica, el Málaga CF vuelve a ser hoy equipo de Segunda División.

No ha sido un camino nada fácil, pero ya se puede decir que el Málaga ha regresado al fútbol profesional tras 398 días fuera de la elite. Hay que celebrarlo y, sobre todo, trabajar para que nunca más vuelva a ocurrir. Que nunca más un equipo histórico como el MCF, con una afición ejemplar, tenga que pasar por esta situación.