Kiosco

Diario Córdoba

FÚTBOL SALA | PRIMERA DIVISIÓN

El Córdoba Futsal en su día 1: sonrisas y promesas

La plantilla de Josan González inicia la pretemporada con la ronda de reconocimientos médicos en el Hospital San Juan de Dios | Vista Alegre y el Open Arena, escenarios de la puesta a punto | "Esperamos dar un pasito más", afirma el presidente, José García Román

24

Las imágenes del regreso del Córdoba Futsal Patrimonio de la Humanidad A.J.González

Abrazos, sonrisas y parabienes. Los veteranos arropando a los jóvenes y buscando la complicidad con los recién llegados. Una estampa típica en el Hospital San Juan de Dios a estas alturas del verano, cuando el termómetro golpea sin piedad y el Córdoba Futsal Patrimonio de la Humanidad se pone en marcha para iniciar un proyecto en Primera División que no es nuevo, sino la evolución del mismo plan que arrancó con un heroico ascenso a la élite hace algo más de tres años y que continúa dando "pasitos", según explicó ante los medios el presidente, José García Román. Aún a la espera del argentino Lucas Bolo y el tailandés Muhammad Osamanmusa -dos de los fichajes junto al meta Fabio Alvira y el brasileño Pulinho, ya en Córdoba-, el grupo arrancará la actividad en una semana que servirá como reconexión con las rutinas de un equipo que se marca el reto de cruzar sus propios límites.

Los test médicos han abierto un plan de trabajo que se desarrollará con sesiones de gimnasio, test de resistencia, acondicionamiento físico y sesiones técnico tácticas en las instalaciones de Vista Alegre y el Open Arena. La maquinaria acaba de arrancar. ¿El propósito? En el club parecen tener muy claro cuál es. No se salen de la lógica: se trata de dar un paso más con respecto al curso anterior. Fue el año del "casi", porque el Córdoba Futsal se quedó en umbral de la fase final de todas las competiciones en las que intervino. Conseguir pasar el límite en cualquiera de ellas en el curso 22-23 sería un avance histórico. Hacerlo en varias, una proeza. Pero nadie quiere hinchar demasiado el globo en estos momentos en un club cuya principal preocupación es reconducir su campaña de abonados, que ha arrojado hasta el momento un saldo de adhesiones -menos de 700 aún- lejano a lo que esperaba.

"Llamamiento lo hago siempre. Aquí ya sabemos cómo estamos en cuanto a espectáculos deportivos de primer nivel. Quienes acuden a nuestros partidos no salen defraudados", reflexiona el presidente, que aguarda un repunte en la campaña, que encara su cuarta semana. "Al principio llegan los que más ganas tienen de hacerse socios por coger un sitio, pero confío en que la campaña se va a revitalizar. Superaremos los mil y luego vendrán más y lo digo por una cosa muy simple: luego, que nadie se rasgue las vestiduras cuando vea entradas de 10 o 20 euros contra los equipos buenos cuando por poco más puede ver toda la temporada. El carné no es caro si se compara con el precio de las entradas", zanja.

Mirando alguna meta 'top'

"Vamos muy ilusionados a la temporada, tratando de mejorar las prestaciones del año anterior", indicó García Román, quien agradeció a los que salieron "todo lo que han ayudado para consolidar al equipo en la categoría", augurando que "con los que han venido para esta temporada" esperan "dar ese pasito más y conseguir, por qué no, alguno de los retos que se quedaron el año pasado a punto de caramelo, como la fase final de la Copa de la España, la Final a Cuatro de la Copa del Rey o los play offs por el título de Primera División".

García Román, junto a los técnicos en el Hospital San Juan de Dios.

El bloque blanquiverde, tras la continuidad de piezas como Jesús Rodríguez, Cristian, Pablo del Moral, Zequi, Jesulito, Saura, Miguelín, Perin, Viana e Ismael -blanquiverde hasta el 2024-, ha sumado los refuerzos del brasileño Pulinho (Novo Vrijeme, Croacia), el portero Fabio Alvira (Palma Futsal), el argentino Lucas Bolo (Pésaro, Italia) y Osamanmusa (Black Pearl, Tailandia). Algunos jugadores del filial, de Segunda B, estarán en la órbita del primer equipo. "Creo que la plantilla ha experimentado una mejora con respecto al año anterior. A pesar de nuestra modestia, y en la medida de nuestras posibilidades, hemos intentado potenciar el grupo de 14 componentes de la plantilla, con 15 más en el B que han ascendido y que aprietan para que nadie se duerma", explica el presidente, que atisba "por las ganas de todos" que "puede ser nuestro año". "Además, ya dejamos de ser novatos en la categoría y eso se va notando en todos los sentidos. Lo vemos en el respeto de los rivales, de los árbitros... Si cada año hemos ido dando un paso, pues el siguiente es optar a uno de esos objetivos podríamos decir top", resalta.

Para García Román, la Primera División sigue conservando una estructura "clasista", con desigualdades económicas que no necesariamente tienen su reflejo con los resultados con la pista. "Aquí hay dos ligas: todos estamos en Primera, pero hay una de candidatos al título gastándose mucho dinero y luego estamos otros, más modestos, a los que nadie nos puede impedir soñar. El año pasado ganamos a equipos de la zona alta. ¿Por qué no vamos a conseguir objetivos más altos?".

Compartir el artículo

stats