Kiosco

Diario Córdoba

BALONCESTO | LIGA 2

Sebastián del Rey: “Podemos llegar a lo más alto del baloncesto femenino en España”

El presidente del Milar Córdoba BF resume la temporada de este equipo que ha logrado la permanencia en la Liga Femenina 2 de baloncesto en su estreno en una categoría nacional

Sebastián del Rey, presidente del Milar Córdoba BF, en el colegio Cervantes.

El Milar Córdoba BF ha conseguido la permanencia en la Liga Femenina 2 de baloncesto cinco partidos antes de acabar la competición. Va camino además de acabar el grupo A entre los 6 primeros, un éxito para la entidad que preside Sebastián del Rey, pues es el primer equipo femenino de la provincia que compite en una categoría nacional en 14 años. El presidente ha analizado todo lo que ha ocurrido alrededor de esta entidad en los últimos meses.

-Su equipo certificó la permanencia en la categoría, en su estreno en una liga nacional, con 5 partidos todavía por disputar. ¿Qué ha supuesto para el club conseguir la salvación tan pronto?

-Estamos orgullosos en el club, pues es un proyecto para el que hemos trabajado muy duro, ya que era un reto muy ambicioso y no precisamente fácil, pues anteriormente había renunciado Córdoba a esta posibilidad. Haber consolidado al equipo en una categoría nacional ha provocado una sensación de orgullo muy grande. La sensación es también agridulce por no haber podido disfrutar el día a día de la competición, por su exigencia, en cuanto a desplazamientos y búsqueda de recursos, pero no hay duda de que el balance es positivo.

-¿Cuál considera que ha sido la situación más complicada de afrontar?

-Considero que fue el momento en el que inscribimos al equipo en la Liga 2. Hubo que asumir la responsabilidad de dar un paso adelante sin tener todavía todos los recursos necesarios, era una especie de salto al vacío, independientemente de que tuviéramos muchas esperanzas en que lo íbamos a conseguir. Teníamos por delante un camino duro para conseguir todos los recursos que hacían falta a nivel de patrocinio y ayuda institucional. Había una sensación de incertidumbre, tanto en la búsqueda de recursos económicos, como en la configuración de la plantilla. No hay que olvidar que el proyecto nació en un momento muy delicado, pues todas las plantillas estaban cerradas al ser el ascenso muy tardío. Todos estos problemas dificultaban mucho formar una plantilla competitiva que pudiera ilusionarnos a todos.

"El proyecto nació en un momento muy delicado, pues todas las plantillas estaban cerradas"

decoration

-¿Cuál ha sido el momento más gratificante?

-Creo que el ascenso, que nos lanzó a una categoría nueva, un poquito al vacío, pues no teníamos conocimiento de los rivales, ni de la exigencia a nivel deportivo. Haber podido estar a la altura y desarrollar un proyecto, que ha sido reconocido, no solo en Córdoba, si no a nivel nacional, son sensaciones que se quedan y que dan ganas de seguir trabajando y creciendo. También recuerdo la victoria contra el Unicaja, un club al que siempre hemos visto como un referente e inalcanzable a nivel deportivo. Esa victoria fue un indicador de que las cosas se estaban haciendo bien.

"La victoria ante el Unicaja fue un indicador de que las cosas se están haciendo bien"

decoration

-Han hablado mucho en los últimos meses otros clubs sobre la fusión entre los equipos séniors del Adeba y el Maristas que significó el nacimiento de este club. ¿Qué le han dicho a usted?

-Creo que era necesario. Hemos observado en otros deportes que la dualidad competitiva en una ciudad como Córdoba dificulta la progresión de los proyectos a nivel deportivo. Era un paso importante que Maristas y Adeba renunciasen a su propia personalidad en sus proyectos de N1 Nacional para favorecer el crecimiento del baloncesto en la ciudad de Córdoba. Creo que el retorno que hemos recibido ha sido positivo. Se ha alabado mucho el esfuerzo que han hecho estas dos entidades al renunciar a su ego. Todo esto nos anima a seguir tomando decisiones a este respecto para que siga creciendo el baloncesto femenino en Córdoba. Hemos comprobado que esta decisión ha provocado la aparición de más equipos séniors y más jugadoras que en años anteriores, en contra de lo que algunos pensaban.

Nerea Zea controla el balón en un encuentro de esta temporada. FRANCISCO GONZÁLEZ

-¿Cómo ha llevado todos los problemas que ha generado el covid-19?

-La aventura que iniciamos era muy exigente en cuanto a organización y normativas que había que cumplir. Nos lanzaba a un nuevo reto, pues había que tener servicios médicos en todos los partidos o llevar el libro del dopaje. A todo esto se sumaba el covid-19. Hemos hecho multitud de tests antes de cada partido. Creo que hemos tenido momentos muy delicados por la ausencia de jugadoras importantes, o que nos han obligado a aplazar partidos, lo que ha provocado que este final de temporada sea bastante intenso. Es una circunstancia que, gracias a Dios, parece que está desapareciendo.

-Un tema delicado ha sido las distancias a cubrir por toda España, pues aunque competían en la tercera categoría nacional, los kilómetros a hacer hasta Galicia, País Vasco y Canarias han sido los de un equipo de máxima categoría. ¿Cómo han salvado este problema?

-Creo que es el hándicap o la piedra más dura que tenemos en el camino. A nivel deportivo hemos salvado con creces la temporada y hemos cumplido el objetivo de que haya jugadoras cordobesas que puedan seguir proyectándose con el baloncesto. Sin embargo, la reestructuración federativa que hubo nos obligó a hacer un presupuesto en el que la mitad del mismo se ha tenido que dedicar a sufragar los desplazamientos. Hemos hecho en torno a 24.000 kilómetros en esta temporada, lo que creo que perjudica la gestión en cuanto a tiempo, distancias o implicación de jugadoras de la base. No es lo ideal y no hubo más remedio que aceptarlo. Esta nueva estructura aleja al baloncesto cordobés de las ayudas institucionales. Tal y como están diseñadas, deberían modificarse si quieren acercarse a la realidad del baloncesto nacional y de verdad ayudar y sumar en este proyecto. Supongo que en los despachos federativos se estará reflexionando si este diseño realmente ayuda al fomento del baloncesto femenino porque, sinceramente, tenemos nuestras dudas. Estamos viendo como la mayoría de los equipos de nuestra liga están subvencionados o patrocinados por sus respectivas Consejerías de Deporte o Turismo, Igualdad o sus programas de apoyo al deporte femenino. Nosotros no recibimos ningún apoyo en este sentido y no recibimos ninguna ayuda de la Junta de Andalucía.

"Hemos hecho en torno a 24.000 kilómetros en esta temporada, lo que creo que perjudica la gestión en cuanto a tiempo, distancias o implicación de jugadoras de la base"

decoration

-El baloncesto cordobés ha podido ver como con el paso de los meses ha salido este proyecto adelante. ¿Qué le han dicho?

-Las sensaciones que hemos tenido han sido muy positivas. Hemos echado de menos más asistencia a los partidos pero el retorno que hemos recibido de la ciudad y a nivel andaluz y nacional ha sido bueno, debido a que hemos recibido muchos halagos. El equipo ha sorprendido al estar a un nivel deportivo alto. No podemos olvidar que otros equipos que ascendieron el pasado año con nosotros están, o descendidos o en la parte baja de la clasificación. Estamos contentos con la imagen que se ha dado a todos los niveles.

"Otros equipos que ascendieron el pasado año con nosotros están, o descendidos o en la parte baja de la clasificación"

decoration

-¿Qué le diría a las jugadoras de otros clubs para que se motiven con este proyecto?

-Es un reto que tenemos y que nos vamos a marcar como principal para la próxima temporada. Queremos que la gente conozca el proyecto. También, que las jugadoras que están saliendo de las canteras de otros clubs cordobeses se sientan identificadas con el trabajo que se está haciendo a nivel de Liga Femenina 2. No tendría sentido andar por libre. Uno de los objetivos es ir incorporando a los jóvenes talentos que salgan de la cantera cordobesa. Hay que hacer un trabajo de gestión importante, dando a conocer y hacer partícipes a los clubs de base de la ciudad de nuestro proyecto, para que vean lo que es un equipo en la Liga Femenina 2.

-¿Cuál es el objetivo primordial para la próxima temporada?

-El día en el que iniciamos este proyecto no nos pusimos ninguna barrera. Somos ambiciosos, aunque sabemos lo complicado que es el deporte de alto rendimiento, tanto a nivel deportivo como de gestión. Estamos trabajando duro día a día para aprovechar todas las oportunidades. Este año vamos a empezar a trabajar mucho antes con respecto al año anterior, ya que la temporada acabará a mediados de abril, lo que nos dará un margen importante, tanto en la búsqueda de recursos, como en la configuración de una plantilla que pueda volver a ilusionarnos a todos.

-¿Considera que hay en Córdoba baloncesto femenino para que tenga un equipo en una categoría nacional de nivel?

-Creo que hay mucho baloncesto femenino y buenos entrenadores. Lo que faltaría sería planificar que las jugadoras que salgan en las categorías cadete o júnior puedan seguir trabajando a un alto nivel, para que el salto que hay desde la base a una Liga Femenina 2, no sea imposible. Hay que cambiar el chip de baloncesto provincial y pensar que las jugadoras con talento no tienen que conformarse con ser campeonas de Córdoba, sino que pueden formar parte de un club que está en la élite nacional.

Sofía Licskai, con el balón en el partido Milar-Unicaja. ÓSCAR BARRIONUEVO

.¿Cuál quiere que sea el futuro del club a medio y largo plazo?

-Creo que hemos demostrado que a nivel de planificación y gestión hemos podido competir a un nivel muy digno a nivel nacional. Hemos dado un primer paso que necesitamos que se apoye desde todos los agentes del deporte en la ciudad. Hemos demostrado que no dependemos estructuralmente de las ayudas y de las subvenciones pero creo que si queremos hacer este proyecto viable, pues el baloncesto es un deporte mayoritario en España, necesitamos que todos sumemos y que el proyecto se vaya asentando. Podemos intentar llegar a lo más alto del baloncesto femenino en España. Si más empresas, al igual que Milar, Deza o Balam Agriculture, creyesen en nuestro proyecto y quisieran identificar sus valores empresariales con los valores del deporte, exigencia, superación, esfuerzo, salud y trabajo en equipo, nadie nos pararía y conseguiríamos estar entre los más grandes a nivel nacional. 

Compartir el artículo

stats