BALONCESTO

La selección española de baloncesto vive una jornada de pasión juvenil

Unos 1.500 jóvenes acudieron a las gradas del Palacio de Deportes Vista Alegre para seguir la parte final del entrenamiento del conjunto de Sergio Scariolo, que prepara su partido del jueves ante Ucrania | Rubén Guerrero, pívot del Unicaja, causa baja por lesión

Francisco Merino

Francisco Merino

Las sesiones a puerta abierta para los más jóvenes son todo un clásico en las concentraciones de la selección española de baloncesto, que este martes vivió en el Palacio de Deportes Vista Alegre una de esas jornadas de trabajo en las que los chirridos de las zapatillas en el parqué quedaron sepultados por una banda sonora distinta: la de los gritos de centenares de jóvenes que asistieron a lo que para muchos puede ser una actividad escolar, pero que para otros puede significar el nacimiento o el afianzamiento de una vocación.

Las imágenes de la selección española de baloncesto con los jóvenes cordobeses en Vista Alegre

Las imágenes de la selección española de baloncesto con los jóvenes cordobeses en Vista Alegre / A.J.González

Chavales de distintos clubs federados y escuelas deportivas irrumpieron en la instalación en la parte final de la práctica del conjunto de Sergio Scariolo, que prepara el partido que el próximo jueves (20.45 horas) le enfrentará a Ucrania, enmarcado en las Ventanas FIBA y valedero para la clasificación para el Mundial del año próximo. La selección marcha invicta -superó en sus citas anteriores a Macedonia y Georgia- y se ha marcado como reto una victoria con espectáculo. "Los que han comprado sus entradas no se arrepentirán", advirtió el seleccionador en su primera comparecencia ante los medios.

Quienes tuvieron diversión asegurada fueron los jóvenes que vitorearon a los jugadores durante el entrenamiento. Unos 1.500 acudieron finalmente, la mayoría con el reto marcado de conseguir un autógrafo, una actividad en franca retirada porque el nuevo trofeo para el seguidor es la toma de una foto con el móvil o, para los más osados o afortunados, un selfie con alguno de los internacionales. Las firmas en balones y camisetas no faltaron en el tramo final de un entrenamiento que concluyó entre sonrisas.

En esta ocasión no estaban las estrellas de la NBA -quedan fuera de las Ventanas FIBA, al igual que los que disputan la Euroliga- y los componentes del equipo son menos conocidos por el gran público, pero es la selección de España en vísperas de su primer partido de carácter oficial en Córdoba. No es poca cosa. Y, en cualquier caso, más que suficiente para que se desate la pasión en Vista Alegre. En menos de 48 horas se vendieron todas las entradas. Si el nivel emocional del público el día del partido está al nivel del que mostraron los jóvenes en la sesión de este martes, la fiesta parece garantizada. 

Rubén Guerrero, baja

El ambiente de jolgorio se quedó en el exterior, pues en el seno de la selección se vivió un episodio negativo. Rubén Guerrero, pívot del Unicaja, abandonó hoy la concentración debido a un esguince de tobillo que se produjo en la sesión del lunes. Los médicos de la selección, de acuerdo con los del club malagueño, decidieron que Guerrero prosiga su tratamiento en Málaga.