El Cajasur Deportivo Córdoba dejó una gran imagen en la Copa de la Reina. Las verdes tutearon a un rival de superior categoría, el Atlético Torcal, al que hicieron sudar para poder llevarse el pase a la siguiente ronda tras un trepidante encuentro en el Palacio de Deportes Vista Alegre. El emparejamiento de dieciseisavos cruzaba a dos escuadras que se han medido muchas veces en los últimos tiempos, tanto en la competición de Liga de Segunda División como en la Copa de Andalucía. En el torneo autonómico, las antequeranas se impusieron por 5-1. En este reencuentro el marcador volvió a caer de su lado, pero tuvieron que sufrir de lo lindo para dejar atrás a un indomable Cajasur Deportivo.

El Torcal parecía tenerlo todo controlado en la primera parte. Se puso con una ventaja de 0-2, con goles de Alejandra y Carmen Jiménez, y se disponía a una segunda mitad de corte plácido. Pero nada más lejos de la realidad. Las de Juanma Cubero mostraron su perfil más guerrero y empezaron a coleccionar situaciones de gol. África y Neiva, a falta de cinco minutos, llevaron al marcador el empate a dos.

En la prórroga no se movió el marcador y todo desembocó en los lanzamientos desde el punto de penalti. La portera malagueña fue la gran heroína de este periodo, pues detuvo los disparos de Lau, Neiva y María Uceda. El Torcal convirtió sus tres lanzamientos y obtuvo, finalmente, el pase a los octavos de final de una Copa de la Reina que queda ya tachada del calendario de un Cajasur Deportivo Córdoba que podrá centrarse en su reto en la liga: pelear por el ascenso a Primera División.