La jornada del fin de semana en la Plata de balonmano traerá este sábado dos encuentros de distinto signo para los conjuntos del Córdoba BM. El Cajasur recibirá al Esplugues a las 17.30 horas en Fátima y el Deza visitará al UCAM Murcia a las 18.00 horas. El Itea no competirá al tener disputando el Mundial a la pivote portorriqueña Ciris García.

Cajasur-Esplugues

El Cajasur BM masculino cerrará la primera vuelta de la fase inicial enfrentándose al colista de su grupo, el Esplugues, en Fátima. El duelo se jugará con el arbitraje de la pareja madrileña formada por Óscar Gutiérrez y Jorge Monjo.

Tras afrontar dos desplazamientos consecutivos a Sant Quirze y Puerto Sagunto, saldados con dos ajustadas derrotas, el Cajasur regresa a Fátima para intentar sumar dos puntos importantes de cara a su devenir en la competición. Enfrente tendrá a un cuadro catalán que todavía no ha conseguido puntuar. El Cajasur jugará de nuevo con las bajas de sus tres júniors que se encuentran en Cali disputando el campeonato latinoamericano de su edad. Los de Jesús Escribano solo han sumado una victoria en 8 partidos y llevan 6 sin conocer el triunfo, por lo que en este choque intentarán salir del mal momento de resultados que atraviesan.

A pesar de la condición de colista del cuadro catalán, el técnico granate sabe que no será un partido para nada fácil porque “nos van a exigir muchísima seguridad en nuestras acciones y, sobre todo, ser capaces de controlar el partido, porque jugando a lo loco, ellos van a ser superiores. Debemos tomarnos el partido como lo que es, pero sin que la ansiedad nos haga presa”.

UCAM Murcia-Deza

El Deza CBM femenino se desplaza mientras a Murcia para disputar su partido de la 12ª jornada. Las jugadoras de Mario Ortiz, que rompieron su racha de discretos resultados venciendo la semana pasada al Universidad de Granada, se miden ahora a otra escuadra universitaria, la murciana del UCAM, un equipo que está en franca mejoría y que se encuentra instalado en la zona media de la tabla. El duelo se disputará con el arbitraje valenciana formada por David Candela y Gaspar Cabrero.

El técnico del Deza, Mario Ortiz, espera un envite complicado en el feudo murciano, ante un rival que “es uno de los equipos con más calidad de la categoría que está por debajo del puesto donde debería estar, principalmente por resultados negativos que sufrió en el inicio de liga”.

Mario Ortiz quiere que su equipo siga “con su línea ascendente de juego y autoestima y llegar hasta el final con opciones de puntuar”.