El Ángel Ximénez buscará este sábado una victoria que lo consolide en la segunda posición de la Liga Sacyr Asobal de balonmano, pues se encuentra en la segunda plaza, a un punto del Barça. El Nava, el rival en esta ocasión de los pontanenses, suma seis puntos, todos ellos conseguidos con victorias en su feudo frente a Cangas, Antequera y Ademar, lo que dice mucho del potencial del equipo que dirige el histórico Zupo Equisoain, que ha confeccionado un grupo a su medida. El partido, que comenzará a las 19.30 horas y será dirigido por los internacionales catalanes Marín Lorente y García Serradilla, podrá verse en directo a través de Onda Mezquita y LaLigaSportsTV.

El partido no va a ser fácil para los de Paco Bustos, pues los detalles serán los que marquen el devenir del resultado final. El conjunto navero basa su juego ofensivo en los lanzamientos a distancia del eslovaco Prokop, la dirección de Gonzalo Pérez y el gran momento que atraviesa su segunda línea. A todas estas virtudes hay que añadirle el gran momento de su portería, comandada por Patotski, que se está erigiendo como uno de los guardametas más importantes de la liga.

Unos precedentes favorables

El equipo pontanés debe entrar en el partido mentalizado de lo mucho que se juega para aspirar a llevarse la victoria. Para nada puede confiarse el Ángel Ximénez por los antecedentes de los enfrentamientos entre los dos equipos, que son favorables a los pontanenses. Los de Paco Bustos saben por experiencia propia que las estadísticas y precedentes están para romperlos.

El extremo argentino del conjunto pontanés Sean Corning ha señalado que su equipo "se encuentra muy bien preparado, así que estamos con mucha ilusión porque seguimos con muchas ganas de seguir arriba". Corning confía en su equipo porque "son muy pocos los puntos que nos separan del resto de rivales y por eso el partido ante el Nava es tan importante".

Como detalle especial, la organización continuará con su iniciativa #PastGenerations, homenajeando a distintas generaciones de jugadores que han formado parte de la historia del club. El acto tendrá lugar en el descanso del partido y contará con jugadores invitados de la generación de la temporada 1994-1995 y un numeroso grupo de jugadoras pertenecientes a las generaciones de los años que van de 1990 a 1998.