El Ángel Ximénez Puente Genil y el Ademar León se enfrentan en el pabellón Alcalde Miguel Salas (21.00 horas, viernes, LaLiga Sports TV) en un partido al que ambos equipos llegan con la vitola de haber conseguido dos victorias en este comienzo de Liga Asobal. El duelo será dirigido por los andaluces Sebastián Fernández y Alberto Murillo. La expectación es máxima para presenciar un partido de muchos quilates.

El conjunto ademarista ha ganado a un recién ascendido, el Iberoquinoa Antequera, y al Sinfín Santander, cómodamente a los antequeranos pero con más problemas de los previstos a los cántabros. Ante estos últimos lo consiguieron en los compases finales del encuentro. El equipo leonés, además, cayó el pasado martes en Logroño por 34-30 en el partido de ida de la EHF European League. Por su parte, los pontanenses ganaron a los santanderinos de manera cómoda y después al Valladolid, al que dominaron de principio a fin. 

Las estadísticas e historial están de parte de los leoneses, pues en dieciséis enfrentamientos han saldado quince con victorias y solo encajaron una derrota, precisamente la conseguida por el Ximénez la pasada temporada en tierras leonesas. También es verdad que en las últimas temporadas los marcadores en Puente Genil han sido muy apretados.

El Ademar del ex seleccionador nacional, Manolo Cadenas, uno de los técnicos más laureados del balonmano español, posee mucha juventud y calidad, aunque le queda un margen de mejora. Eso sí, en la Supercopa, el todopoderoso Barcelona solo les ganaba por tres goles. 

Es un equipo que ha tenido muchas incorporaciones con respecto a la temporada pasada, con dos caras nuevas en la portería, laterales de gran lanzamiento y gran futuro, a los que hay que unir a los canteranos como Gonzalo Pérez Arce, sin duda alguna unos de los mejores extremos nacionales. La velocidad en su juego ofensivo y contraataque sus mejores armas.

Por su parte, los de Paco Bustos han comenzado como un tren con dos victorias consecutivas y dando sensaciones de ser un equipo capaz de sobreponerse al cualquier adversidad y con calidad para dar un disgusto a cualquier equipo de Asobal, si exceptuamos al Barcelona, de ahí que albergue sueños de victoria este viernes ante el Ademar.