El CD Ciudad de Lucena se aferra al socorrido dicho de "a la tercera va la vencida" para fraguar su ascenso a la Segunda RFEF. El técnico, Dimas Carrasco, volverá a liderar a una entidad que lleva dos temporadas rozando con la punta de los dedos promocionar de categoría. El Betis Deportivo, en la extraña 2019-20 marcada irremediablemente por la pandemia, dilapidó los sueños celestes de asaltar la Segunda División B justo en el duelo decisivo. Un año más tarde fue la AD Ceuta FC quien frenó en seco cualquier intento del equipo por abordar un desafío más relevante. Así pues, con la lección aprendida, los aracelitanos se preparan para un curso exigente donde otras escuadras como el Recreativo de Huelva o el Xerez CD parten con la vitola de favoritos.

El lunar de la Copa RFAF

Los lucentinos no debutarán este fin de semana debido a que el grupo 10 de la Tercera RFEF lo intengran 17 clubs y serán los primeros en cumplir su jornada de descanso. Hasta que arranque la actividad la próxima cita -en Córdoba ante el filial blanquiverde-, la escuadra tiene tiempo por delante para analizar los resultados cosechados durante la pretemporada.

El prometedor triunfo por 1-2 contra el Marbella FC -candidato en el grupo 9- en las instalaciones de La Dama de Noche y la goleada por 4-0 frente al Montilla CF en su feudo refrendaron la capacidad competitiva de los de Carrasco. El único tropiezo antes de emprender la Copa RFAF se produjo en El Maulí de Antequera (1-0). Ya inmersos en la competición autonómica, el Ciudad de Lucena apeó al CD Utrera tras vencer en tierras hispalenses por 0-1 e igualar en la vuelta a uno. Sin embargo, el Xerez CD impidió que pasaran a la final -y a la Copa RFEF- después de ganar 0-2 en el Municipal de San Pedro Alcántara.

Dicho duelo con los azulinos, no obstante, dejó un esbozo interesante de lo que puede ofrecer el plantel. La tempranera expulsión de Marcos Pérez por doble amarilla noqueó a un Ciudad de Lucena que superaba a sus rivales en juego e intención. Este jueves concluyeron su preparación, en el estadio Medina Lauxa, ante el Loja CD, con una victoria por 0-1.

Un vestuario remozado

El trabajo de la dirección deportiva contabilizó numerosos escenarios en cuanto a altas y bajas. Los fichajes de los porteros Javi Cuenca (libre) y Jesús Navajas (Coria), los defensas Rafa Manosalva (Pozoblanco) y Antonio Fenrández (Villaverde San Andrés), los centrocampistas Iván Henares (Puente Genil), Joel Armengol (Pozoblanco), Joao Paulo (Guadalcacín), Vitolo (Real Avilés) y Carlos García (Cabecense) y los delanteros Chico Ruiz (Espeleño), David España (Pozoblanco), Brian Triviño (Pozoblanco) y Javi Forján (del Xerez CD cedido por la Real Balompédica Linense) procurarán dar el plus que faltó años atrás.

Del combinado pasado continuaron solo Salvi Blázquez, Álvaro Pérez, Marcos Pérez, Chucky y el capitán Mario Ruiz mientras que en el parte de despedidas figuraron hombres como Álex Lázaro, Adri Soto, Toni Pérez, Maero, Michael Conejero, Nacho Fernández, Víctor Morillo, Guille Roldán o Pablo Gallardo y Juan Delgado, dos jugadores que acabaron en el Recreativo de Huelva. Además, Miguel Guirao, que firmó este verano, se desvinculó hace unos días sin prácticamente tener presencia dentro del once.

Todas las piezas del puzle están sobre la mesa. Ahora falta que Carrasco dé con el dibujo correcto para consumar lo que tantas veces estuvieron a punto de lograr: el ansiado ascenso.