La cordobesa Genoveva Tapia, natural de Cañete de las Torres, va a poder cumplir su sueño de estar en unos Juegos Olímpicos. No lo hará como jugadora en la pista, pero sí vivirá la experiencia formando parte del grupo dentro del equipo técnico en Tokio

Veva Tapia, de 33 años, ha sido víctima del cambio en los criterios para revisar el grado de discapacidad auspiciado por el Comité Paralímpico Internacional (CPI), que llevaba cinco años esperando a que la Federación Internacional de baloncesto en silla acatase sus normas. Una lesión obligó a la pívot de Cañete a dejar el baloncesto a pie, donde jugó en la selección española femenina hasta la categoría sub 21 y en equipos como la Universidad de Córdoba en la LF2. En los últimos años fue pieza importante en la selección de España de baloncesto en silla.

Abraham Carrión, el seleccionador del equipo femenino español, mostró su apoyo a Tapia y en la Federación también entendieron la dura situación de la cordobesa, que recibió el respaldo de los deportistas adaptados en una campaña en redes sociales. La cordobesa podrá estar presente en un momento histórico. Esta es la segunda vez que la selección española femenina de baloncesto en silla de ruedas competirá en unos Juegos Paralímpicos. La primera vez fue en Barcelona’92, cuando participó como país anfitrión.

Pieza importante en un hito

La cordobesa formó parte de la selección nacional de baloncesto femenino en silla logró en julio de 2019 todo un hito, ya que por primera vez obtuvo una plaza en los Juegos Paralímpicos por la vía deportiva. España lo consiguió al asegurarse la cuarta plaza en el Europeo de Rotterdam, la última con derecho a ir a Tokio. Aquella gesta la consiguió un conjunto que contó con Genoveva Tapia, que tenía de esta forma la oportunidad de convertirse en la primera mujer cordobesa en competir en los Juegos Paralímpicos.

La alegría se convirtió en incertidumbre ocho meses más tarde y en frustración poco más tarde. El Comité Paralímpico Internacional (CPI) obligó a la Federación Internacional a revisar la clasificación de las jugadoras de las categorías 4,0 y 4,5, una medida que dejó fuera a la cordobesa. El Comité Paralímpico Internacional avisó de que había decidido dejar fuera al baloncesto en silla de los Juegos del 2024 y que podría hacer lo mismo en Tokio si no seguía sus consignas la Federación de este deporte. Solo si cumplía con lo ordenado volvería a incluir al baloncesto en silla en el programa de París y no lo sacaría de Tokio.

La clasificación de deportistas es una puntuación que se le da a cada jugadora, según su nivel de discapacidad, para permitirle practicar este deporte en una competición. La puntuación máxima que se puede tener para ser considerada una jugadora de baloncesto en silla es de 4,5, que es precisamente la legalmente reconocida para Genoveva Tapia. La cañetera entró en el básket en silla al sufrir una serie de lesiones en sus rodillas que le dejaron sin competir en igualdad de condiciones con sus rivales, ya que perdió parte de la movilidad y la flexibilidad que necesita una jugadora de cierto nivel en el baloncesto de pie. 

Lo paradójico de esta situación es que llegó en la fase final del ciclo olímpico, con los equipos ya clasificados desde el pasado año en sus campeonatos continentales, en lugar de haberse producido en su inicio. Las selecciones se vieron en la obligada tesitura de dejar fuera a componentes de las plantillas que formaron parte de las que se ganaron una plaza olímpica.

"Se jugó la selección la clasificación olímpica con un sistema que ahora resulta que no vale. Es injusto para todos los equipos. Para uno como el nuestro que a lo mejor no puede ir a Tokio con el equipo que se clasificó pero también para otros que con un sistema diferente se podrían haber ganado su plaza y no estarán en los Juegos. Lo lógico es hacer los cambios que sean en el inicio del ciclo olímpico, no casi al final", declaró entonces a este periódico. Al final, Veva Tapia estará en Tokio. No será en el lugar que deseaba, pero podrá competir desde otro frente.

Las jugadoras de Abraham Carrión, que jugarán la fase de liguilla en el grupo B, debutarán frente a Estados Unidos para medirse después a China y Argelia, y concluir contra el rival más complicado, Países Bajos, que son las actuales campeonas del mundo. Solo uno de estos equipos se quedará fuera de la siguiente ronda, que serán los cuartos de final.