El sinsabor de la derrota ante el Alcantarilla, que sigue siendo una bestia negra, queda paliado por la condición de líder que sigue manteniendo el Deportivo Córdoba. Habrá semana de recuperación en el subgrupo 3-C de Segunda división, donde, mientras los rivales directos del Deportivo descansan -Torcal y Alcantarilla-, el equipo califal se pondrá al día con la disputa del encuentro ante el Torreblanca B, aplazado en su momento por las inclemencias meteorológicas que impidieron su desplazamiento en avión hasta tierras melillenses.

El conjunto de Juanma Cubero buscará resarcirse de la derrota sufrida este pasado domingo ante Alcantarilla (4-1), sobre la que la jugadora Inma Sojo reconoce que "sabíamos que íbamos a enfrentarnos a un rival duro y, aparte, que nunca se nos ha dado bien y siempre nos ha costado bastante; y no es que el partido se nos dé especialmente mal, sino que nunca ha caído el encuentro de nuestro lado".

En cualquier caso, el Deportivo Córdoba Cajasur se mantiene líder en esta segunda fase gracias al coeficiente de puntos, un aspecto que también valora Inma, ya que "gracias a la jornada que han tenido los otros equipos, sobre todo por el pinchazo del Torcal, teníamos en ese sentido un comodín pero ya lo hemos utilizado". "Ahora tenemos que centrarnos en ganar los dos encuentros que nos quedan ante Torreblanca B y El Ejido para poder mantenernos en nuestra primera plaza, ya que dependemos de nosotras mismas", explica.

A nivel individual, la '19' cordobesa asegura que "en esta recta final" se encuentra "muy bien y me siento muy a gusto; físicamente llego en buenas condiciones para este tramo final de la temporada, y con muchas ganas de afrontar lo que nos queda, que ahora es cuando viene lo más bonito, que es para lo que llevamos luchando durante todo el año". "Puedo decir que tanto yo como el resto del equipo llegamos muy muy bien, a tope para disputar estas dos jornadas que nos quedan y luego pelear por el ascenso", añade.

Y ya con la mente en la visita al Torreblanca B, Inma augura "una salida complicada, como lo son todas, aunque en este caso por el viaje en avión es incluso un poco más pesada; pero después del tropiezo de esta semana, lo vemos de otra manera". La cordobesa insiste en que "siguen siendo tres puntos en juego y ante un rival difícil, sobre todo por la cancha a la que vamos, pero también estamos deseando ponernos a trabajar, preparar el partido y con muchas ganas de traernos esa victoria de Melilla".