Se alarga la espera del Córdoba CF con respecto a la decisión de la RFEF sobre la inscripción de la Unión Futbolística Cordobesa SAD como representante del Córdoba CF. Anoche aún no había fumata blanca y se espera que sea hoy el día decisivo, ese en el que se plasme el plan A que siempre defendió Infinity y, a través de ella, Javier González Calvo.

Pero mientras las horas pasan y la tranquilidad en la plantilla blanquiverde es patente, uno de los aspectos llamativos del primer ‘stage’ veraniego del Córdoba CF lo protagonizan los más jóvenes, los nueve futbolistas del filial blanquiverde que han acompañado a la primera plantilla en Torrox. Aunque pueda parecer un verano más, por años anteriores y experiencias de otros clubs, lo cierto es que en la planta noble de El Arcángel se le tiene mucha fe al segundo equipo blanquiverde para la temporada 20-21. No solo en el aspecto competitivo, en Tercera División, en donde se aspira a estar en el grupo de cabeza, sino también como segunda unidad ante los contratiempos que pueda tener la primera plantilla. Y aún sin contratiempos.

Existen algunos elementos del Córdoba B que se dan como seguros como apariciones en Segunda B para la próxima campaña. Y Juan Sabas lo sabe, de ahí que el técnico blanquiverde hable, corrija y hasta participe en algún rondo con los más jóvenes, posiblemente para mandar el mensaje a ellos mismos de que no están en Torrox, ni mucho menos, de relleno, más allá que la concentración, en líneas generales, haya sido más relajada de lo normal. Aún faltan dos meses, teóricamente, para el inicio de la competición.

Pero al menos tres de los que están aquí, Juliaan, Luismi, Álex Sánchez, Fran Gómez, Núñez, Moyano, Meléndez, Julio Iglesias y Alberto del Moral, tendrán opciones reales con la primera plantilla. El auténtico plan B del Córdoba CF.