El cordobés Alfonso Reyes, presidente de la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP) y hermano del internacional madridista Felipe Reyes, fue ingresado en el hospital por el agravamiento de su infección de coronavirus, cuyo proceso viene relatando a través de las redes sociales desde su domicilio, donde estaba recluido desde que sintió los primeros síntomas de la enfermedad.

Ante el aumento del malestar y la fiebre, decidió personarse en el Hospital Puerta de Hierro para que le realizaran unas placas en los pulmones. A la vista de los resultados, los médicos decidieron que lo más prudente era que el exjugador de baloncesto quedara ingresado en la clínica para seguir su evolución. “Al final me ingresan. La placa ha salido algo peor que el otro día y han decidido que me quede”, tuiteó Alfonso Reyes pasadas las diez de la noche de sábado.

En una situación física delicada, en la que la fiebre y la falta de sueño apenas le dejan descansar, el cordobés ha sido uno de los pocos personajes públicos que han ido relatando en directo a través de la red cuáles eran sus síntomas, sus sensaciones y sus reflexiones durante el curso del coronavirus. Su Twitter personal ha generado una comunidad de debate en la que se mezclan la información y los testimonios llenos de emoción y espíritu de lucha.

Después de unas últimas horas difíciles, Alfonso Reyes ha continuado con el relato de su experiencia c0n un mensaje cargado de positividad.