El Barça estaba en León preparando esta noche su estreno en la Copa del Rey sin los siete titulares que no han viajado (Piqué, Busquets, Jordi Alba, Luis Suárez, Coutinho, Ter Stegen y Rakitic) cuando Leo Messi apareció por la ciudad deportiva de Sant Joan Despí. Se puso a trabajar el astro argentino, desprovisto de su vendaje en el codo derecho como consecuencia de la fractura en el radio del codo derecho que padeció ante el Sevilla.

Tan solo 11 días después estaba Messi pisando la hierba de la ciudad deportiva aunque los médicos del Barcelona ya advirtieron de que debería estar tres semanas de baja. Se ha perdido los choques ante el Inter y Madrid en los que el Barça ha reaccionado con contundencia en su ausencia (2-0 a los italianos y 5-1 en el clásico provocando el despido de Lopetegui). Y también está previsto que no juegue ante la Cultural Leonesa (esta noche), Rayo Vallecano (sábado en Vallecas), Inter (martes 6 de noviembre en Milán) y la visita del Betis al Camp Nou (domingo 11) antes del parón liguero.

Si no hay problemas, Messi debería reaparecer ante el Atlético en el Wanda Metropolitano el próximo 24 de noviembre.