El Alcázar de los Reyes Cristianos fue el escenario ideal y elegido para la presentación, ayer, del Córdoba CF de la temporada 2018/19. El momento puede parecer algo anacrónico, a finales del mes de septiembre y con seis partidos de Liga y uno de Copa del Rey ya disputados, pero en el fondo el acto sirvió para dar carpetazo a la mini-pretemporada extra que ha tenido el equipo de Sandoval.

Porque el Córdoba comenzó la temporada bajo mínimos, entre transfers que llegaban a última hora, fichajes anunciados a pocas horas del cierre y jugadores de la cantera -vease Andrés Martín- teniendo que tomar un protagonismo demasiado pronto por su edad y por el momento de inicio de la competición.

Ya no hay marcha atrás. Los 25 jugadores del Córdoba, incluyendo a jugadores del filial con ficha sub-23 -Andrés Martín o Sebas Moyano- y a otros que entrenan habitualmente con Sandoval -Alberto González, que debutó la pasada jornada, entre otros-, se hicieron ayer la foto de rigor. Son los que son y están los que están. Con el objetivo autodeclarado de la permanencia alcanzando los 50 puntos que virtualmente la aseguran, los blanquiverdes cerraron ayer una etapa, la del tortuoso arranque de la temporada, con visos a iniciar una nueva era en esta Liga. Con solo tres puntos en el casillero y ocupando la última posición, el Córdoba quiso empaparse ayer del esplendor de los jardines del Alcázar y del suntuoso sol que reinaba a las 13.00 horas, cuando llegaron los futbolistas para posar ante las cámaras.

La directiva estuvo presente

Al acto acudió la plana mayor del club, empezando por el presidente, Jesús León, que abrazó y saludó a los jugadores. Se vieron muchas caras sonrientes y a un León más sosegado y tranquilo que el que apareció en verano, en plena tormenta con el límite salarial. El presidente de la entidad cordobesista no se paró para hablar con los medios, aunque sí tuvo tiempo para darle un abrazo al entrenador, José Ramón Sandoval, momento que fue especialmente fotografiado por los compañeros gráficos. Acompañando a León estuvo Alfredo García Amado, director general del Córdoba.

El presidente, Jesús León, asistió junto a García Amado pero no habló para los periodistas

El cuerpo técnico al completo asistió y acompañó a los jugadores en la instantánea. Obviamente Sandoval era el principal reclamo de los periodistas -y de muchos turistas y cordobeses-, algunos de los cuáles buscaba con la mirada a sus ídolos del balompié. Hubo cierto aroma de fraternidad en el momento, a pesar de que todo avanzó muy rápidamente. Fotografías, media vuelta y a partir. El fútbol es lo importante y quedan dos días por delante antes de enfrentarse al Granada en Los Cármenes. Un choque vital para los intereses de un Córdoba que quiere lograr su primera victoria liguera, salir de los puestos de descenso y avanzar hacia una temporada tranquila. Ayer fue el momento de la distensión, de las sonrisas, el sol y la cercanía con la ciudad y su historia.

Vuelta al césped

Si ayer fue el momento de las moquetas, el suelo de piedra del Alcázar y de los abrazos, hoy lo es de la vuelta al tajo. El equipo entrenará a puerta cerrada en El Arcángel, desde las 10.00 horas, en una sesión en la que Sandoval trabajará, al menos a priori, aspectos tácticos ligados al rival granadino. Tras el entreno, en torno a las 12.30 horas de la mañana, comparece ante los medios el portero tinerfeño Carlos Abad, que no jugó ante el CD Tenerife por la conocida como cláusula del miedo pero que regresará frente al granada. Mañana la dinámica será la misma, con una nueva sesión cerrada al público.

El director deportivo, Rafa Berges, no acudió al acto

El Alcázar asistió a la llegada, primero, de los reporteros gráficos, seguidos de periodistas, personal de prensa del club blanquiverde y, finalmente, los jugadores. Nadie quería perderse la cita y todos acudieron de punta en blanco. Los miembros del cuerpo técnico, con la ropa oficial pero en impecable estado. Sandoval, con su ropa deportiva de rigor. Y Jesús León, acompañado del director general García Amado, en traje. El que no acudió fue Rafa Berges, en una ausencia que sorprende puesto que es habitual verle incluso en los entrenamientos matutinos. El Córdoba CF se vistió de largo en una foto en la que destacó la no asistencia el director deportivo del club.