El Córdoba no solo se dejó dos puntos ante uno de los peores planteles de la categoría, como el UCAM Murcia, sino que además se complicó, y mucho, la vida para el encuentro de esta jornada, en el Anxo Carro ante el Lugo. Porque Luis Carrión no tendrá a su disposición a ningún delantero, no, al menos, que esta temporada esté jugando como referencia, o que no sea profesional, si el mercado no lo remedia. Porque las incomprensibles amarillas provocadas por Rodri y Piovaccari, además de la expulsión de Edu Ramos, al que le pueden caer varios partidos, obligará al técnico a hacer una revolución en el equipo titular.

Así pues, el técnico tendrá que apelar a esa polivalencia de la que se hablaba en verano y combinarla con aquello de apostar por el filial para sacar un once competente que salve al equipo de caer en los puestos de descenso esta jornada. Empezando por el centro del campo, el relevo natural de Edu Ramos es Luso, si llegase para el encuentro. Las otras opciones serían o Esteve o adelantar a Bijimine a una posición en la que ya se le vio en el segundo equipo, lo que dejaría la defensa con lo justo.

SIN DELANTEROS / Pero el verdadero problema lo tendrá Carrión en la delantera ante la ausencia de sus dos referencias que, si bien es cierto, llevan con la pólvora mojada lo que va de temporada. Alfaro puede regresar a una posición que no le es desconocida, pero la apuesta de Oltra apenas ha tenido protagonismo con Carrión. Por otro lado, la semana pasada se vio a Markovic haciendo de segundo delantero. Mientras, del Córdoba B la única opción parece la de Moha Traoré, ya que Alberto Quiles ha pasado desapercibido en los encuentros en los que ha tenido minutos. A partir de ahí todo lo demás será apelar a la creatividad técnica.

SIN CONTINUIDAD / En cualquier caso, no será nuevo que el equipo que salte esta jornada se parezca poco al de la jornada anterior. Carrión se ha manifestado en alguna ocasión poco partidario de las rotaciones, pero, en realidad, desde que se hizo cargo del primer equipo, no ha repetido en ninguna jornada un once titular.

Kieszek y Cisma son los únicos que lo han jugado todo con el otro técnico del filial, quien apostó fuerte por sus exjugadores -que progresivamente han ido perdiendo protagonismo- y por Borja Domínguez, a quien ni tan siquiera metió en la convocatoria en el último encuentro.

Además, ante el UCAM Murcia incluso intentó una variante táctica, olvidándose de aquello de la valentía, y dotando de más músculo al centro del campo con un doble pivote. Pero ni por esas.