Lo de que los resultados en pretemporada son meramente anecdóticos y que lo que importa es la asimilación de conceptos es de lo más repetido por entrenador y jugadores cada verano, aunque a nadie escapa el chute de moral que significa sumar el primer triunfo del precurso. Y en esas anda el Córdoba, que ayer logró remontarle al Konyaspor turco, un conjunto que está llamado a jugar la Europa League tras quedar tercero en la Superliga de su país. Un conjunto que ayer, sin embargo, no mostró demasiados argumentos y fue parcialmente controlado por los blanquiverdes, que tuvieron más el balón y manejaron mejor los ritmos del partido. Le sigue faltando, obviamente, delantero, pero también sigue faltando más de un mes para que se cierre el mercado. La única prisa, que ese hipotético goleador no se pierda este proceso de asimilación de conceptos, esa dinámica.

Ayer, por lo pronto, los de Oltra se impusieron al conjunto turco pese a verse por detrás en el marcador tras un mal despeje de Bijimine, que fue aprovechado por el punta Rangelov para marcar en la única llegada que hasta entonces había tenido el rival de los cordobesistas. El Córdoba insistía llegando por las bandas, pero a la hora de rematar se notaba esa falta de goleador y no había demasiada finalización. La banda izquierda, con Samu de los Reyes y Javi Galán, de lo más destacado de la primera mitad.

Tras el paso por vestuarios, la dinámica del partido se mantuvo, con el Córdoba llevando el balón, pero sin generar peligro. Oltra volvió cambió al equipo por completo, al igual que hizo su homólogo. Solamente Razak, que quedó señalado en el primer partido ante el Heracles por un cantada, se quedó sin jugar, con lo que es el portero del filial Vito el único que todavía no se ha vestido de corto en Holanda. El que reapareció es Domingo Cisma, que parece que este año sí tendrá competidor en la posición con Samu de los Reyes, aunque sigue más activo en ataque que en defensa.

El Córdoba seguía circulando el balón. La premisa es sacar el balón desde atrás, aunque ayer Kieszek --que debutó sin demasiado trabajo-- insistía en buscar a Quiles en largo. Un delantero del filial que erró una clarísima bajo palos. El equipo se esmeraba en el juego combinativo, pero sin resultados: o centros pasados, o fallos en el último pase o disparos forzados.

Pero a falta de 20 minutos, Vera, un valor en alza en la entidad blanquiverde como en su día lo fuese Sebas Moyano, se marcó un bonito taconazo en el área para dejarle un balón muerto a Juli, que le pegó con fuerza al palo largo para estrenarse como goleador con la blanquiverde.

Apenas cinco minutos después, Guille Donoso, otra inversión de futuro en la entidad blanquiverde, el jugador que ha fichado por más temporadas, cazaba en el área un balón, penetraba y con la derecha materializaba la remontada de los de Oltra, que suman así la primera victoria de la pretemporada.

CAMBIO DE DORSAL / Un Guille Donoso que fue presentado con el 9, pero que ayer ya se le vio con el 19, el que fuera de López Silva. Y es que el Córdoba sigue a la espera de que llegue ese delantero tan ansiado.

Al cierre de esta edición, Rodri seguía siendo jugador del Múnich 1860. Mientras, el As publicaba que el Córdoba negocia con Ibra Balde, un delantero de 27 años formado en el Atlético de Madrid con el que llegó a jugar en el primer equipo rojiblanco. Cumple contrato con el Kuban Krasnodar ruso, con lo que llegaría gratis. Al parecer, la única pega es la cantidad que le ofrece el Córdoba, aunque la intención del senegalés, que maneja otras ofertas en el extranjero, es volver a España, donde tiene experiencia tanto en Primera como en Segunda División. H