El entrenador del Lucena, Rafael Carrillo Falete, está sopesando presentar su dimisión irrevocable tras el entrenamiento del próximo martes 22 de diciembre.

Carrillo ha señalado tras el encuentro ante el Coria de este domingo, que "tengo muy pocas opciones de seguir. Igual llego el martes y los jugadores me hacen cambiar la opinión, pero ahora mismo mi pensamiento es no seguir. Todo dependerá de la ilusión y ganas con que vea al grupo para tomar una decisión”.

Falete ve imposible arreglar las deudas con la Federación, que ascienden a 7.000 euros, para poder fichar nuevo jugadores de cara a la segunda vuelta, a pesar del cambio en la presidencia un tanto ficticia esta semana del morilense Juan Ramón Osuna por el desaparecido Eduardo Bouzón. En estos momentos sólo hay 11 fichas de jugadores seniors y el resto son juveniles.

El entrenador del Lucena reconoce que “el pensamiento de la mayoría de los jugadores es seguir, porque se están promocionando en Tercera dada su juventud. Mi compromiso con ellos fue de seguir hasta el final de la primera vuelta. Yo sabía dónde me metía cuando cogí las riendas del club. Yo he estado barajando posibilidades muy cercanas a la localidad de Lucena para dar un cambio, pero no he tenido respuesta o capacidad para involucrar a más gente en este proyecto”.