Agrifluide La Salle comienza su andadura en Primera Nacional este fin de semana visitando la cancha del BM Manzanares (sábado, 17.30 horas).

Han sido seis semana para adaptarse y concienciarse del cambio de categoría y ahora ya todos los partidos son finales, con el objetivo único de conseguir la permanencia a final de temporada.

Para el entrenador Manu Navarro han sido seis semanas muy intensas de trabajo y afirma que “estamos impacientes por empezar. Hemos trabajado muy bien a los largo de toda la pretemporada, y tenemos muchas ganas de empezar la liga”. El aspecto físico ha sido uno de los trabajos que más hincapié ha hecho el técnico lasaliano, ya que al ser un equipo muy joven ha querido potenciar este aspecto para estar por encima a rivales que en cierta medida, tiran de veteranía en sus filas.

Agrifluide La Salle dispone de dos ficha libres para poder fichar a lo largo del invierno. En este sentido el técnico lasaliano destaca que “gracias a nuestro equipo filial, BM Mezquita, podemos jugar con varios jugadores del filial y además potenciar la cantera en la medida de lo posible. Todas las jornadas dos jugadores del filial vendrán con nosotros”.

Al ser el debut del equipo en Primera Nacional, Manu Navarro teme “pecar de novatos”. Para evitar caer en este error el técnico apuesta por “hacernos fuertes tanto en defensa como en ataque. Vamos a ser un equipo que trataremos de meter mucho físico en todos los partidos aprovechando la juventud de la plantilla”.