La Fiscalía suiza ha abierto un proceso penal contra el actual presidente de la FIFA, Joseph Blatter, por sospechas de gestión desleal y abuso de confianza, según ha anunciado este viernes a través de un comunicado.

El ministerio público de la Confederación Helvética recrimina a Blatter haber firmado un contrato contrario a los intereses de la FIFA Marketing & TV SA con la Unión Caribeña de Fútbol, presidida por Jack Warner, antiguo vicepresidente de la FIFA y estrecho colaborador del presidente, y que esto representa "una violación de sus deberes de gestión". Trinidad y Tobago autorizó esta semana la extradición a EEUU de Warner, acusado de supuestos delitos de corrupción, crimen organizado y lavado de dinero.

Por otra parte, la Fiscalía reprocha a Blatter un "pago desleal" de dos millones de francos (unos 1,8 millones de euros) al presidente de la UEFA y candidato a sucederlo en el cargo, Michel Platini, en perjuicio también de la FIFA. El dinero estaba destinado "supuestamente" a obras efectuadas entre 1999 y el 2002, no obstante, el pago fue realizado en el 2011.

El proceso contra Blatter se abrió este jueves y este viernes miembros del ministerio público lo han interrogado en calidad de acusado. Los fiscales también han hablado con Platini, pero en su caso como testigo. Además, también han registrado la sede de la FIFA en Zúrich junto con agentes de la Policía Federal y se han llevado numerosa "información", aunque el comunicado no especifica qué tipo de material. "Como todo acusado, Blatter es inocente hasta que se demuestre lo contrario", concluye la nota.

En el punto de mira desde mayo

Este viernes, Blatter debía ofrecer una rueda de prensa posterior a la reunión del Comité Ejecutivo, en la que se han confirmado, entre otros asuntos, las fechas del Mundial de Catar 2022, pero se ha suspendido sin explicación alguna. Esta noticia es el último de losescándalos que empañan a la institución desde mayo, cuando en vísperas del congreso que reeligió como presidente a Blatter se detuvo a siete directivos de la organización por presunta corrupción, en el marco de una investigación de la justicia estadounidense en colaboración con la suiza. Solo cuatro días desspués, Blatter dimitió. Las elecciones para nombrar a su sucesor se celebrarán el 26 de febrero.