Tenía la final de Copa en la mano y, de repente, se vio el Bayern de Pep Guardiola en unatanda de penaltis que acabó con él por los suelos. Superado por elDortmund en unos desastrosos 20 minutos finales de la segunda parte (1-1), incapaz el campeón alemán de reaccionar en la prórroga a pesar de jugar contra 10 en el tramo final por la expulsión de Kampl, y derrotado en la dramática tanda de penaltis (2-0). Derrotado el Bayern por el propio Bayern. Ni más ni menos. Ahí, además de las lágrimas de Robben al verse obligado a abandonar el césped del Allianz Arena roto otra vez cuando solo llevaba 18 minutos en el césped, quedó destrozado el Bayern de Guardiola.

Fundido por el esfuerzo físico de un equipo que va con la luz roja del depósito de energía encendida, por tanto problema físico. Llegaron los penaltis y el Allianz, lleno hasta el último rincón, pensó que el Bayern, que había ganado las 12 últimas prórrogas, también ganaría esta. Pero el sueño del triplete para Guardiola --campeón de Liga ya, semifinalista de la Champions contra el Barça y desde este martes semifinalista perdedor de la Copa-- se quebró de una forma trágica. Trágico para un equipo es que Lahm, su capitán, resbale justo antes de lanzar el primer penalti y la pelota se vaya a las nubes.

De patinazo en patinazo

Más trágico resultó aún que Xabi Alonso, otro de los especialistas en los penaltis, también patinara. Y, como cruel guiño del destino, de la misma manera que Lahm. Tal cual. Parecía que ahí abajo, junto al punto de penalti, había un agujero negro por donde se colaron los dos primeros jugadores del Bayern. Gundogan y Kehl, en cambio, los dos primeros lanzadores del Dortmund parecían disparar desde otro lugar. Un par de golazos inapelables para meter el miedo en el pueblo bávaro.

De resbalón en resbalón iba el Bayern hasta la tragedia final. Goëtzelanzó el tercero, repelido felinamente por Langerak, antes de que el guionista, perverso para Guardiola, dibujara el último capítulo de una durísima noche.

Neuer, al larguero

Fue Neuer quien mantuvo con un hilillo de esperanza al Bayern al detener el disparo de Hummels, ese central que quería toda Europa, al que en Múnich se vio lento y fuera de forma. Pesado incluso, tan desubicado que cuesta creer que los grandes del continente se pelearan un día por él. Como por Reus, otro jugador que se ha ido apagando. Pero el Dortmund tenía aún un último aliado para salir triunfador del Allianz. Disparó Neuer, ¡sí, Neuer!, el cuarto penalti. Tiró con energía y la pelota se estrelló con violencia en el larguero. El Dortmund lograba así una última oportunidad para despedirse deJürgen Klopp con un título --Arminia y Wolfsburgo pelearán este miércoles por otro puesto en la final-- y el Bayern, en cambio, acabó irritado, desencajado como Guardiola, lleno de ira por dos penaltis que no le pitaron en el partido.

Y, sobre todo, porque tiró cuatro en la tanda (Thiago y Müllerhabían sido sustituidos en la segunda parte, mientras Robben lloraba su nueva desgracia) y no supo marcar ninguno. Cuatro lanzamientos, cero goles. Dos se resbalaron, como si el Allianz fuera arena movediza, y el equipo se despidió del sueño del triplete.

Ficha técnica:

1 - Bayern: Neuer; Weiser, Boateng, Benatia, Rafinha; Xabi Alonso; Lahm, Thiago (Robben, 68/Götze, 84), Bernat; Müller (Schweinsteiger, 76), Lewandowski.

1 - Borussia Dortmund: Langerak; Durm; Sokratis, Hummels, Schmelzer; Bender, Gündogan; Blaszczykowski (Kampl, 83), Kagawa (Mkhitaryan, 70), Reus; Aubameyang.

Goles: 1-0 (min 30, Lewandowski), 1-1 (min 75, Aubameyang)

Tanda de penaltis: Lahm (falla), Gündogan (marca), Xabi Alonso (falla), Kehl (marca), Götze (Langerak para), Neuer (al larguero).

Árbitro: Peter Gagelmann. Amonestación a Rafinha, Xabi Alonso, Benatia, Kampl y Sokratis. Expulsión de Kampl por doble amarilla.

Incidencias: semifinal de la Copa de Alemana disputada en la Allianz Arena de Múnich ante 75.000 espectadores.