El secretario de estado para el deporte, el bilbaíno Miguel Cardenal, declaró ayer que silbar el himno o la bandera española "es un germen de violencia", en relación a la polémica que se ha desatado en torno al partido de la final de la Copa del Rey entre el Barcelona y el Athletic Club, con sede aún por determinar.

"Silbar el himno es un germen de violencia. Podemos creer que entre la gente que va a estar en el campo, ¿no va a haber muchos miles de personas para los que el himno de España, la bandera o el el jefe del estado es algo muy importante", se preguntó.

El máximo responsable político del deporte español acudió a Barcelona para la posición del ejecutivo después de que la semana pasada un millar de representantes del deporte catalán mostrasen una cartulina amarilla contra las medidas económicas que consideran que son un agravio para el deporte catalán.

En el turno de preguntas ante los medios en el CN Atlétic Barceloneta, Cardenal se refirió a un punto de tensión que ha surgido por la llegada a la final de la Copa del Rey entre barcelonistas y el Athletic, después de que en los últimos años que ambos han jugado este partido en Mestalla y Vicente Calderón la pitada al himno español ha sido notable. "Yo lo que soy partidario es de llamar al sentido común y, sobre todo, a la acreditada tradición de la sociedad catalana, de madurez, de respeto, de tolerancia para quienes no se sientan representados por el himno de España, que sepan que tienen muchos espacios donde exteriorizarlo, y que sean respetuosos. Estoy en contra de cualquier intolerancia", añadió. "He venido mucho a Cataluña desde que estoy en el Consejo Superior de Deportes y he descubierto a una sociedad tolerante, respetuosa, plural y diversa, en la que se defienden posturas muy distintas, pero democráticamente, porque vivimos en un país democrático. No creemos un país imaginario, donde se hablen de cosas que no existen", manifestó.