Se le notaba especialmente afónico y cansado, incluso con la cara algo roja. Berges, más allá de analizar el partido, se abrió y en un alarde de sinceridad explicó sus sensaciones tras unos días complicados. "Ha sido una semana difícil para todo el mundo y hemos sacado adelante un partido ante un rival que sabe hacer las cosas bien", comenzó diciendo. "No cabe duda de que ha sido una semana dura --continuó--; me he sentido bastante solo, pero el fútbol es así y poco a poco uno va madurando a pasos agigantados en esto del banquillo".

El triunfo deja al Córdoba a cuatro puntos de las eliminatorias de ascenso. "Es importante para seguir manteniendo opciones. El equipo sigue ahí". Y eso que ayer se le hizo difícil arrancar. "La primera parte nos ha costado porque se han replegado bien y no ha habido muchas opciones. En la segunda hubo más espacios y pudimos combinar". El técnico defendió a sus jugadores en todo momento. "Ha habido gente que la semana pasada parecía que estaba muerta para esto del fútbol, que éramos un desastre, que éramos una ruina y esta gente se ha recuperado; López Silva ha hecho un partidazo", particularizó. "Hay que mantener la calma, no hay que dudar de nuestra gente, pongo la mano en el fuego por ellos; el equipo ha reaccionado y la gente está metida", observó.

El entrenador cree que la victoria debe servir de espaldarazo. "Es importante que esta gente coja confianza y crea en sus posibilidades; hay que tener fe en este equipo y tenemos capacidad para superar los obstáculos".

A Berges se le preguntó si la temporada estaba resultando más dura de lo que esperaba. "Sí, sí --contestó--. Es la responsabilidad de tener ambición por querer conseguir cosas. Muchas veces no valoramos las situaciones. Estamos peleando con los equipos más potentes de la categoría. Lo importante es seguir vivo y mantener la cabeza fría, ser equilibrado en las victorias y las derrotas y enganchar a nuestra gente. Me alegro por la gente que fue a Madrid y pasó un mal día".

Por último, el técnico se acordó de Juanín, a quien dedicó el triunfo. "Se ha ido un grande; siempre con la bandera del Córdoba por delante; va para él".