La semana no acaba tan mal para Joan Laporta como se preveía. La Fiscalía Superior de Cataluña archivó ayer la demanda presentada contra el expresidente del Barça por los presuntos delitos de apropiación indebida y administración desleal, denuncia que en su día presentó el socio del Barça Nicolás Marín, relacionado a su vez con Vicenç Pla por la demanda de los avales. La fiscalía, en una información publicada ayer por el diario Sport, exonera a Laporta, Ferran Soriano, exvicepresidente del Barça, y Joan Oliver, exdirector general, del uso indebido de la tarjeta de crédito del club para gastos personales.