El Angel Ximénez perdió en su viaje a Santander (24--20). Los cordobeses anduvieron siempre confusos, pues casi siempre jugaron a remolque.

Los mejores minutos de los pontaneses se vieron en el comienzo, pues mandó en el marcador y en el juego. Sin embargo, un tiempo muerto local y las primeras rotaciones cambiaron el panorama. Los locales remontaron a base de velocidad, con un juego de contragolpe mortal.

A la vuelta de los vestuarios el Adelma siguió a lo suyo y corrió todo lo que pudo. El banquillo visitante trató de revertir sin suerte la situación. Los locales, espoleados por su público, lograron pronto una renta que fue irremontable.