Jorge Lorenzo (Yamaha), al que le sería suficiente acabar tercero los tres grandes premios que quedan (Malasia, Australia y Valenbcia) para proclamarse nuevo campeón del mundo de MotoGP, parece dispuesto, por lo demostrado hoy en los últimos ensayos de Sepang, a intentar dar el mordisco definitivo al título en un circuito donde ha conseguido su 'pole position' nº 51, con 2.00.334 minutos, pulverizando la marca del 2009 de Valentino Rossi, que era de 2.00.518. Lorenzo se impuso así a Dani Pedrosa (Honda), que logró la segunda posición por delante del italiano Andrea Dovizioso (Yamaha), mientras que Casey Stoner (Honda), mejor que en Motegi hace siete días, partirá desde la cuarta posición de la parrilla de mañana. Eso sí, los cuatro primeros están metidos en un pañuelo en tan solo tres décimas.

Festival de 'poles'

Todo, como siempre, se decidió en los últimos dos minutos del último entrenamiento y fue, precisamente, 'Dovi' el primero en romper la monotonía del ensayo con un excelente 2.00.567, que se acercaba al récord del 'Doctor'. Luego llegó Pedrosa, con un 2.00.528, que rozaba la marca del ídolo italiano del 2009 y, finalmente, cruzó la meta como un cohete Lorenzo, con un 2.00.438, que ya rompía la barrera de Rossi. Pero, en su último giro, espectacular, perfecto, el tricampeón mallorquín aún fue capaz de dejar el mejor tiempo jamás logrado en Sepang en ese llamativo 2.00.334.

"Me he gustado más por la mañana que al mediodía", comentó Lorenzo en el ''corralito' de MotoGP, "pues ahora, cuando el neumático está nuevo, todo va bien pero cuando se gasta tenemos problemas y deberíamos de intentar solucionar esa parte si queremos ser competitivos y carrera y tener opción a ganar, pues es nuestra intención aquí, tratar de ganar el gran premio". Eso sí, el mallorquín mostraba su satisfacción por arrancar desde la ''pole', "pues siempre te da más tranquilidad en la primera vuelta".

Quejas de Pedrosa

Pedrosa, por su parte, volvía a quejarse, como ya le ocurriera en los ensayos del sábado de Motegi (Japón), de que su moto sufría de 'chattering', es decir, de vibraciones en su eje delantero. En Motegi, en la noche del sábado y mañana del domingo lograron solucionar ese problema y ganó con gran autoridad. "Hemos de trabajar aún en la moto para poder quitarnos esa molestia de encima, pues de lo contrario es muy complicado completar todo el gran premio a buen ritmo", indicó el tricampeón catalán, que no tenía muy claro si "el 'chattering' de hoy lo provoca la pista, el neumático o toda la moto". Pese a todo, como le ocurriera a Lorenzo, Pedrosa se mostró contento de partir desde la primera fila.