El Pozoblanco logró la primera victoria de la pretemporada a costa de La Salle, un conjunto de la Primera Andaluza que iniciará el próximo fin de semana su competición con el cordobés Manu Navarro en el banquillo. El equipo pozoalbense, que hasta ahora había sumado cinco derrotas ante el Angel Ximénez y el Amíbal (2) y el Aguilar, apenas encontró resistencia durante los primeros cinco minutos. Sus rápidos contragolpes dejaron sin respuesta a un rival aún en construcción y al que le faltaban algunos de sus jugadores fundamentales. El entrenador del Pozoblanco, el cordobés Miguel Angel Moriana, tuvo la ocasión de rotar a todo su banquillo en un choque en el que solo tuvo la ausencia del veterano Israel Damont.

La Salle comenzó con fuerza pero tras mandar media docena de lanzamientos a los postes se vino abajo moralmente hasta el descanso. Ya en la segunda parte mejoró ostensiblemente su imagen, mostrando cierta resistencia a un rival muy superior que competirá esta campaña tres categorías por encima.

Este partido fue el último de una amplia jornada de balonmano, pues el club lasaliano presentó a los equipos federados que disputarán las diversas competiciones federadas.