También los sábados sigue siendo Jorge Lorenzo líder de este Mundial más contestado, más perseguido y, a menudo, superado. El prodigioso esprint de Dani Pedrosa, tanto deportiva como numérica y moralmente, es evidente. El tricampeón de Honda no solo le ha arañado seis puntos en las tres últimas carreras sino que le ha demostrado al mallorquín que va a tener que pelear mucho si quiere repetir título. Ese acoso que siente Lorenzo en su cogote no es la persecución que siente el alemán Sandro Cortese (KTM) por parte del catalán Maverick Viñales (FTR Honda) o Marc Márquez (Suter) en la persona de Pol Espargaró. Cierto, Pedrosa está a solo 13 puntos de Lorenzo, demasiado cerca como para no intentarlo con todo el alma, mientras que Cortese supera al niño con nombre de película por 32 puntos y el campeón de Cervera al prodigio de Granollers por 48 puntos.

Los grandes protagonistas hicieron el vago el viernes. Llovió y les entró miedo. Pero ayer lo dieron todo, todo. Cortese fue pícaro y, al final, dejó boquiabiertos a todos al sumar la pole. Mientras, Viñales se lió en el box, perdió el tiempo por una avería y, luego, no lo supo recuperar en la pista. Total sale desde la cuarta línea. Mal negocio parece ese para alguien que tiene que ganar.

Lo de Márquez y Espargaró ya es para que les den de comer aparte. Son enormes y volvieron a demostrar ser los mejores de Moto2. El de Cervera fue veloz (y eso que su Suter se movía como un potro desbocado) y logró su séptima pole del año, que ya es. Polyccio, cómo no, se picó, fue a por todas y acabó por los suelos, por suerte sin rasguño alguno. Habrá batalla. Y guapa, aunque el de delante tiene demasiada ventaja. Y es listo.

CORRER PARA DISFRUTAR "Nosotros corremos para que la gente disfrute y, sí, también lo pasamos bien sobre la moto, así que, sí, mañana (por hoy) habrá otra gran carrera", pronosticó un sereno, equilibrado y orgulloso Lorenzo, que partirá pegadito a Pedrosa en el Gran Premio de San Marino (11.00 horas, Tele-5). "Yo lo único que buscaba era salir desde la primera línea, el inicio de Misano es estrecho y peligroso y no quiero líos", resumió Pedrosa.