Estuvo muy cerca de quedarse fuera de la lista. Pero, al final, Del Bosque no se olvidó de él, como nunca lo hizo Guardiola por más que haya vivido una temporada llena de altibajos por culpa de las lesiones. A Pedro Rodríguez siempre hay que esperarle porque siempre acaba llegando. Lo hacía en Tercera División y lo sigue haciendo ahora. Así que anoche, en sus primeros minutos en la Eurocopa, ya le devolvió a Del Bosque el gesto de confianza que ha tenido con él. En el momento más difícil, cuando el partido estaba cerca del final pero nadie lo saba por cerrado, Pedro pilló un balón en el área, le hizo una bicicleta que le rompió a cintura a Rami y cuando ya encaraba portería, Reveillere, le derribó por detrás. Penalti y gol de Xabi Alonso.

"Juego donde Vicente me quiera poner", confesó en la entrevista que publicó ayer este diario. De hecho, el técnico lo ha estado probando estos días de lateral izquierdo como una posible alternativa a Jordi Alba. Pero anoche Don Vicente le puso en su sitio de siempre. Entró por la derecha pero enseguida se fue a la izquierda. Y allí volvió a brillar uno de los grandes tesoros que descubrió Guardiola.