El Barça Regal está decidido a reinventarse para mantener su hegemonía en la Liga de baloncesto, que ejerce con mano firme desde hace una década (tres de los últimos cuatro títulos; cinco de los últimos diez) y que se ha hecho aún más evidente desde la llegada al banquillo de Xavi Pascual, que acapara 12 de los 16 títulos que ha disputado, un bagaje espectacular.

La directiva, el cuerpo técnico y los jugadores festejaron con una cena en la noche del sábado, en el restaurante Sotavento, la brillante conquista de su 17º título de Liga. Pero no se prevén más celebraciones como la del año pasado en el Palau Blaugrana. La demostración de carácter y orgullo frente al Real Madrid, remontando una eliminatoria que parecía encarrilada a favor del equipo blanco, que dispuso de un match-ball en su pista, no esconde que la junta azulgrana se plantea una notable remodelación para la próxima temporada. "Esta será una semana de reflexión y de reuniones. Hablaré con Creus (secretario técnico) y valoraremos la situación. El año pasado ya hicimos muchos cambios de jugadores y hemos estado otra vez aquí, sin necesitar años de transición, algo que creo que tiene mucho mérito", descubrió el técnico Xavi Pascual en clave de futuro, apenas minutos después de levantar el trofeo de campeón, mostrándose orgulloso del trabajo hecho.

El club tiene previsto hacer una importante remodelación en la plantilla cara a la próxima temporada y se plantea un mínimo de cuatro cambios, aunque esa lista podría ampliarse en un par de jugadores más en función de lo que ocurra con Erazem Lorbek y Fran Vázquez, dos piezas claves que acaban contrato el 30 de junio.

Una transformación tan poderosa en el vestuario tampoco es una novedad. Ya sucedió la pasada temporada con la llegada de Huertas, Rabaseda, Eidson y Wallace y la marcha de seis jugadores de peso: Lakovic, Ricky Rubio, Basile, Grimau, Anderson y Morris.

El primer punto que debe resolver la junta azulgrana es la continuidad de los cinco jugadores que acaban contrato, cuatro de ellos en la posición del pívot: Lorbek, Vázquez, Ndong, Perovic, además de Sada.

El club ya ha hecho llegar a los agentes de Lorbek y Vázquez una propuesta de renovación. El caso del pívot esloveno es el más complicado, porque está detrás el interés de los San Antonio Spurs de la NBA. El futuro de Ndong está ligado a su estado físico, aunque su excelente temporada lo avala. Perovic, en cambio, será uno de los descartes. Más fácil parece el acuerdo con Victor Sada por el interés de las dos partes de prolongar la relación. Al margen de estos cinco jugadores, el club está decidido a replantearse el futuro de algunos de los hombres con contrato. "Habrá que tomar algunas medidas que pueden resultar duras", reconocen desde el propio club. Los tres jugadores más cuestionados son Chuck Eidson y Judson Wallace, así como Joe Ingles.