"No quiero que se dude de la profesionalidad de mis jugadores; otra cosa será que no nos interese hacernos daño sobre el césped y lo haremos lo mejor que podamos"

"Nos han hecho un favor al jugar con intensidad porque han venido a competir y han acallado las especulaciones de gente que decía que se iban a dejar ganar"

En ocasiones, las pausas y los silencios dicen mucho más que las palabras. Algunas veces en esta temporada Paco Jémez ha contado hasta diez a la hora de contestar alguna pregunta. Ayer, no fue el caso. Saltó como una exhalación cuando se le empezó hablar de pacto con el Celta para el próximo partido --a ambos le valdrá con el empate para lograr sus objetivos--. "No pongas en tela de juicio nuestra profesionalidad. Los finales de liga son bastante raros y lo haremos lo mejor que podamos. Nosotros no funcionamos así", sentenció con rotundidad. No quiere que se especule toda la semana con un acuerdo con los de Balaídos. Por eso, ante los gallegos, en la última jornada, "no saldremos a medio gas". También aclaró el motivo: "Un gol se logra en cualquier momento y luego se te queda cara de tonto". Así que "no pactaremos nada". Aunque abrió una puerta a las hipótesis, ya que cuando el balón eche a rodar "según el partido se verá y otra cosa será que no nos interese hacernos daño sobre el terreno de juego".

Para llegar a la última jornada dependiendo de sí mismo, el Córdoba ha tenido que hacer sus deberes durante 41 jornadas. En esta última siguieron a lo suyo, como toda la temporada en casa, que es ganar. Ahora le vale con un empate en Balaídos para jugar la fase de ascenso, pero aunque se toque con la palma de la mano "todavía falta un poco. En el fútbol no se puede decir que todo está hecho hasta que lo digan los números". Eso sí, "hemos dado un paso de gigante para estar entre los seis primeros".

El Córdoba podía haberse clasificado matemáticamente si el Almería hubiese perdido o empatado su partido. Durante la tarde ocurrió durante algunos minutos, pero Paco había dado instrucciones de que "no se estuviese pendiente de resultados ni radios". Y es que "había orden de que no nos dieran nada. Solo había que estar centrados en el partido. Lo que no podemos controlar no nos interesa y lo que nos interesa es salir a competir y no queríamos saberlo ni para bien ni para mal".

Y a competir salió el Murcia. El equipo pimentonero no se jugaba nada, pero nunca bajó los brazos durante los noventa minutos. Para Paco eso fue "un favor que nos hicieron, ya que han venido a competir y han acallado las especulaciones de gente que decía que se dejarían perder. Son profesionales y han hecho lo que debían. No entiendo que se les recrimine nada".