Iba a ser una jornada de transistores en Vallecas. Todo apuntaba que uno de los que ocuparían los puestos de descenso saldría del partido entre Rayo y Granada, por lo que la tensión y los nervios se apoderaron del encuentro. El Zaragoza ganaba en Getafe, por lo que los de Sandoval dependían del Atlético de Madrid. Falcao marcaba en el 87 en El Madrigal, y ya en el descuento, y de forma polémica, Raúl Tamudo desataba el éxtasis en Vallecas, con invasión de campo incluida, llevando la tristeza a Villarreal. El submarino amarillo tendrá que jugar en la Segunda División A.