A pesar de adelantarse en el marcador, el Peñarroya no pudo con el vendacal local. El gol de Dani Lanza no fue más que un espejismo porque el equipo cordobés no supo gestionar el marcador ni tuvo consistencia defensiva.